lunes, 19 de febrero de 2018

a pesar del gobierno

Hay colaboradores y comentaristas de la radio que pasan menos desapercibidos que otros. Hay gente gris y hay gente que, por lo que sea, llaman la atención. Uno de los que llama la atención es Carlos Rodríguez Braun, sin duda. 

Y es la cuarta vez que pasa por el blog: Pasó cuando comenté esas adivinanzas musicales que hacía con Herrera cuando estaba en Onda Cero, cuando comenté la sección de canciones económicas en «La Brújula» y también por las frases tan celebradas que tiene cada mañana en el programa de Alsina. Hay veces que en la vida real te dan ganas de comentar cosas del tipo "cuidado....", "¡será por dinero!" y cosas así. 

Lo que más define a Rodríguez Braun (además de su acento, claro) es su saludo. Siempre son buenos días, buenas tardes... y «a pesar del gobierno». Os cuento una anecdotilla, en plan Chenoa: 

Un amigo y yo siempre nos quedábamos con la copla de «a pesar del gobierno», y claro, en tiempos de ZP podíamos pensar que cada saludo era un ataque a Zapatero o al gobierno socialista. Claro, no nos parábamos a pensar en lo liberal, liberal del personaje y por tanto, no nos coscábamos de que no era tanto un chascarrillo frente a un gobierno socialista, sino a cualquier «gobierno malvado, que mete sus narices en la economía». Por eso pensamos que, cuando ganó el PP en plan arrasador, dejaría de decir eso de «a pesar del gobierno». Pero no. Lo seguía diciendo. 

Un día le entrevistó Alsina en «Más de Uno». Rodríguez Braun se confesó muy oyente de radio desde crío, muy fan de Les Luthiers... Y al final del minuto 2 escucharéis la explicación. Radiochip a pesar del gobierno: 



O sea, que todo surgió en el «Hoy por Hoy» de Iñaki. Resulta que una vez le respondió con la frase a Iñaki, le gustó, y se quedó para siempre. Así pues, efectivamente, es una frase que no tenía tanto que ver con un gobierno actual o no... sino que viene de hace... buf...

Y esto nos lo tendremos que creer... O no. Quizá necesitéis una prueba para creeros que esta frase nace en tiempos de Iñaki... y quizá necesitéis esa prueba para que, a pesar de que os lo estoy contando, creeros que efectivamente Rodríguez Braun formase parte del «Hoy por Hoy». Aquí va el otro radiochip a pesar del gobierno:



¿Veis? Pues así es. Quizá en aquella época «a pesar del gobierno» sonase como lema anti-PP. Luego, sonaría a lema anti-PSOE, y así podríamos jugar con todos. Al final no es «este gobierno» sino «el gobierno» en plan liberal irredento. Curiosidades de la vida. 

domingo, 18 de febrero de 2018

en febrero de 2017...

Febrero del año pasado tuvo en el blog mucho contenido en plan histórico. La mirada a los Ondas de 1967 nos llevaba a nombres como Juan de Toro, Sautier Casaseca, Paco Ortiz... Pero hubo que recordar a Juan Tribuna en su muerte, o Juan Soto Viñolo, que era el que escribía los guiones del consultorio de Elena Francis, que es el consultorio más famoso de la historia de la radio. Pero no fue el primero, porque antes estuvo, por ejemplo, el de Montserrat Fortuny. Lo de los espacios patrocinados parece que es una modernidad de los tiempos que corren pero es más antiguo que comer con los dedos. 

El año pasado, para el día de la radio, Herrera reunió en su programa a Iñaki, Luis del Olmo y García. Todo muy bonito y de muy buen rollo, pero bien que García, en cuanto tuvo ocasión minutos después, se fue a Intereconomía a decir lo que realmente pensaba... Aquel mes Basté jugó a contar qué nombres conformaban la historia de su radio. En el blog jugamos a hacer listas de qué nombres conformaban nuestra radio. Aunque la verdad es que lo más radiofónico de aquel día de la radio fue lo sucedido en «El Partidazo». A ver... estaban hablando de radio. Pepe Domingo estaba hablando de las movidas de cuando se movieron de radio, algunas historias de radio que le habían sucedido... Y en mitad de la entrevista... ¡El directo! Justo en ese momento conectaban con la salida del hotel de Maradona... Lo sucedido lo podréis escuchar pinchando aquí, en este radiochip homenajístico

Y hablando de pasado, de personajes de radio y de historias, hubo que recordar a Pérez de Arteaga, y en la parte más lúdica (si es que se puede decir así), recordamos a Ángel Cristo cuando le entrevistaron en un programa de corazón de la SER

Yendo a lo más moderno, hablamos en el día de los enamorados de cuando los locutores de un programa son pareja y terminan mostrándolo. El protagonista masculino de ese radiochip era Xavi Martínez, que aquel mes también fue noticia por lo de la elección de Manel Navarro para Eurovisión. Otra persona que estaba ahí, en el jurado, era Cárdenas, que aunque se salvó de aquella polémica, tuvo que hacer un añadido en su programa al día siguiente que quedó de lo más «corta, pega y colorea». De todas maneras, hablamos de eso de la calidad de sonido... Algo que no sé si está sobrevalorado viendo lo que hace la gente. Y hablando de cosas sobrevaloradas... ¿Hablamos de los seguidores en Twitter? 

sábado, 17 de febrero de 2018

sonido de pecera

El radiochip de hoy es un típico error que sucede en la radio de vez en cuando. Sí, claro, de esos errores que no deberían suceder, por supuesto, pero ocurren.

Fue en el boletín de las 16 h. de Onda Cero del día de la radio. Mucho homenaje a la radio, mucho homenaje a los profesionales... pero el mundo del gazapo radiofónico, como Shiva, se abrió paso. No podía faltar a la cita. 

Es un gazapo más, sin importancia, pero lo que le hace aparecer en el blog es que nos permite escuchar el «sonido de la pecera». Pasaban a las noticias de los deportes de Óscar Conde y... no sonaba nada. Escuchad lo que sonó en este radiochip peceril (gracias a Carlos J. Glez., que además de mandarme el recorte, amplió el sonido peceril): 



«¿Se ha bajado?», «síguelo, Sergio», «no suena la mesa, no sé qué pasa»... Ese momento de tensión del otro lado de la pecera es lo que normalmente no se oye en el mundo del gazapo. Sin embargo, la gracia de este momento, es que se escucha qué ocurría al otro lado. 

Obviamente, estos momentos se terminan resolviendo con publicidad, que como siempre digo, es Onda Cero y que no falte publicidad... Kilos de publicidad. Toneladas de publicidad. ¡Venga ese Ramiro!

viernes, 16 de febrero de 2018

el «tuiterismo» de 2018

El año pasado dediqué una entrada a ir contando los seguidores que tenía cada radio en Twitter. Estaba claro que un año más tarde iba a mirar si había habido algún cambio. 

En aquella entrada vimos, en resumen, que: 

- Lo normal es que una radio tenga aproximadamente un cuarto de su audiencia como seguidores de Twitter. La excepción era la COPE, que era aproximadamente un 10%.
- Que las radios musicales jovenzanas suelen a seguir en Twitter aquello que escuchan, con lo que ese porcentaje se acercaría al 50%. Si es una emisora no jovenzana, justo lo contrario. 
- Que hay algunas radios que le echan un morro que se mueren, y que lo de la compra de seguidores es alarmante. Había una en particular que se quería parecer a las grandes y que sus datos eran escandalosos. No colaba. Seguro que si preguntamos, jamás reconocerían que han comprado nada, pero... a ver... 

Vamos a ver los datos del año pasado (datos de 2016), y en la parte derecha, los de 2018 y el porcentaje referido a la audiencia en su último EGM:


Todas las radios han ganado seguidores. Poca gente se pone a hacer «un follow» a una radio así porque sí. La gente se apunta, pero no se desapunta. Quizá contar seguidores en Twitter servía para mirar la tendencia aproximada de crecimiento antes más que ahora. A día de hoy, el cambio en los porcentajes viene relacionada más con el cambio en el EGM (las típicas fluctuaciones o las ganancias o pérdidas en el último año o 2) que con una ganancia real de seguidores. Ya no hay grandes ganancias de tuiteros. Ya no tiene sentido insistir tanto en que la gente se haga de las cuentas de Twitter de las cadenas. En ocasiones, son los programas concretos los que tienen mayor repercusión que algunas de las cadenas. 

En realidad no hay tanto cambio con respecto a 2017 que nos sorprenda. Sí, las catalanas por motivos obvios han subido, también Máxima FM, cuya audiencia se ha ido a chorros... Un coñazo. No hay nada importante que se pueda comentar. Bueno... Si nos fijamos, Radio 4G, con ese porrón de seguidores acérrimos que tiene (guiño, guiño), ha pasado de 128.036 a 128.295 seguidores. Miradme a la cara. Os lo acabo de decir todo. [Ojo: ahora mismo son 127.949. Alguien se ha tomado la molestia de darle al botón de dejar de seguir.]

El radiochip de hoy es una sección que tenía Juan del Val en el despertador de Melodía FM. Se llamaba «el amargao de Twitter». Comentaban cosas sucedidas en Twitter... Resquemores comentados vía radio. Y oye... era original. Esto, a más velocidad, hubiera chutado mejor, que es a la velocidad que leemos todo en Twitter.



En realidad, Twitter es una manera genial para las radios para publicitarse gratis, ganar oyentes interneteros, intentar que se viralicen algunas piezas... Pero en la vida real, la gente está mucho menos mirando Twitter de lo que pensamos. Somos máquinas de pasar de los mensajes sobre cosas que consideramos que no nos importan antes de leerlas. 

jueves, 15 de febrero de 2018

el pacto de RAC1

El lunes por la tarde Basté invitó a su programa a Pepa Bueno, Carlos Herrera, Carlos Alsina y Mònica Terribas. Efectivamente, no estuvo Alfredo Menéndez, pero su ausencia es como una tradición ya. Es como Homer para el Sr. Burns

Estuvo bonito. No es que tuviera mucha chicha la cosa, ya que quizá no era una reunión para polemizar ni tratar ningún tema de actualidad, pero estuvo curioso. Quizá hubiera molado que hubieran hablado un poco más de la radio más allá de los recuerdos. Me hubiera gustado que hubieran hablado de qué programas de radio les gusta que no sea de sus cadenas. O de si escuchan la radio. O de si creen que los oyentes buscan opinión y no información, o de si las tertulias son así o asá. Quizá hacer un debate estando todos en la distancia era un poco difícil... 

Estuvo curioso, sí. Mirad que fue una cosa bastante ligera, pero la verdad es que mirando las redes flipé un poco. Como este rato de radio se dio en RAC1 (cuya audiencia es mayoritariamente votante independentista), hubo dos grupos tuiteros (y por tanto, casi por definición, beligerantes en sus causas) que destacaban que Herrera estuvo todo el rato hablando en catalán (en plan: «cómo una persona que sabe catalán nos odia tanto y dice esas barbaridades», que el día que descubran que Jiménez Losantos también, les dará un parraque), y los que destacaban la simple presencia de Herrera en RAC1 en plan «no puedo entender que den voz a este facha en esta emisora, que claramente es traidora a la causa». Por fortuna, todos sabemos que la vida en Twitter difiere bastante de la vida real. En general, creo que a todos nos hizo gracia la situación. 

Pudimos observar que a Alsina durante muchos años le perseguirá lo de «¿y la europea?», y que el tema de consenso entre los de las mañanas de radio es el de los biorritmos vitales. Estuvo curioso, eso sí, cuando hablaron de sus recuerdos radiofónicos de infancia. Y todo esto lo podréis escuchar en este radiochip racuniano: 



Pues eso, un rato de radio con los de la radio. Una foto radiofónica que quedará como un documento para la posteridad. Eso sí... Esta entrada se llama "el pacto de RAC1". ¿En qué consiste? En jugar a decirle a los jefes que empiecen más tarde. Bromeaban diciendo que bastaría acordarlo para que luego alguien se saltase el pacto. Pero... ¿Qué impacto tendría esto en cuanto a la audiencia acumulada? Pues resulta que esa hora, la primera, es la menos escuchada de todos los programas matinales... ¡Porque no nos levantamos todos tan prontísimo! La gráfica que veis abajo empieza a las 6 h. de la mañana y termina a las 6 h. del día siguiente. Cada rayita (o punto) es la hora siguiente. 


Vale, la primera hora de los programas matinales es tan importante como la de cualquier programa de tarde... Pero desde luego, el grueso de oyentes de la radio matinal empieza a escuchar la radio más tarde. ¡Y eso que en los últimos años la gente se despierta antes en España! Bueno... en realidad ya hablé de este tema hace años, cuando hablé de la posible «I+D matutina» que se podría hacer en la radio... Antiguamente los importantes de la radio empezaban después de los teloneros, y ahora los importantes son los que se despiertan antes que el panadero. Por no hablar de la famosa primera hora enlatada y editada de los despertadores de las musicales... Que eso es otro tema. 

A ver si el año que viene hacen algo parecido y además de hablar de la radio del pasado hablan de la radio de hoy en día. A ver qué opinan de lo que se hace ahora. De todas maneras, fue un rato de radio bien entretenido que tenía que pasar por el blog sí o sí. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

a través de los Ondas (39): 1993

Parece la bandera de Azerbayán pero dada la vuelta. Pero no, son los Ondas de 1993. Continuando la tónica de esos años, una lista minimalista. E igual que en 1992... Ningún premio para la SER y ninguno para Antena 3 Radio, que era ya de ellos. Pero sí un premio para Cadena Dial. Igual que con Los 40 Principales, a cadana nueva de la casa... Premio que te va. 

Porque Cadena Dial tenía casi 2 años de vida solamente, pero igual era una manera de potenciar la marca. Siempre fue música en español, siempre con el favor de público femenino... «Romántica y Latina» se dijo muchos años. Han pasado casi 25 de este Ondas y sigue siendo... femenina, latina, romántica... y cuqui. El radiochip de hoy es de 2016, y es muy «de enamorados». Radiochip enamorado:


Otro premio fue para el programa «La Ley de la Calle», que es el programa que hizo en RNE Pérez-Reverte y que ya pasó por el blog. Y otro Ondas —el tercero— para Encarna Sánchez. Su último Ondas, porque poco tiempo más tarde murió.

En 1994, ya os adelanto, también premiaron a algún programa de tarde, y de paso volvió la SER a recibir un Ondas... Pasó a ser la nº1 en audiencia al final del año y ya se volvió a «autopremiar». 

martes, 13 de febrero de 2018

¿Qué pasa con «OT»?

Hoy es la gala «de regalo» de «OT», que en realidad sería «OT 9». Ha sido un éxito, sin duda. ¡Quién le iba a decir a los de La 1 que iba a hacer más de un 30% de audiencia sin recurrir a finales deportivas y cosas así! 

Un programa es un éxito total si termina haciendo que su competencia (pongamos por ejemplo Telecinco) hable de sus concursantes. También es un éxito cuando la radio pone las canciones del programa en su fórmula. Por ejemplo, Cadena 100, MegaStar, Los 40, RAC1, Cadena Dial... En los tiempos antiguos, la radio era una especie de complemento plataforma alternativa satélite de este programa. En Cadena 100 de hecho tuvieron su propio programa. También es un éxito cuando hablan de la final del programa hasta en la tertulia de Alsina, o cuando los críticos de tele en la radio hablan básicamente de este programa cada martes. En tiempos, me acuerdo de que Joaquín Guzmán, de «La Gramola» de M80, criticaba un poquitín al programa... Y terminó narrando la participación de Soraya Arnelas (la de «OT 4») en Eurovisión años más tarde. 

Suele suceder que la radio comercial se vuelca con este tipo de programas (porque son una fábrica de dinero para los promotores y una fábrica de oyentes para las radios que hablan del programa) y que la radio más alternativa tiene más reticencias. Y lo mismo podemos decir de los artistas. Hay incluso cantantes salidos de programas de cantar que luego sin ningún complejo critican este tipo de programas. Ver para creer. 

El otro día, desde la propia Radio 3 (o sea, desde la radio de RTVE), Santi Alcanda se puso a criticar al programa. Inquietante cuando habló de la decepción que estaba teniendo con TVE con el programa. Que si era una falta de respeto... «Aparte lo que debe de haber detrás, que algún día se sabrá. [...] No voy a comentar más, para no perder el empleo.» De este radiochip me informó C., que estaba escuchando en directo, y lo puedes escuchar pinchando en el radiochip otero: 


Cuando aparece un monstruo como «OT» siempre aparecen detractores. Es matemático. Pero me parece que le damos demasiada trascendencia a esto. Y además demuestra que tenemos poca memoria. Programas de talentos musicales ha habido en la tele de toda la vida. ¡Toda la vida! Que si «El Salero», «Gente Joven»... ¡«Pasaporte a Dublín»! Que no era "talent" pero era un escaparate musical televisivo. Que a ver... que no es que sea yo de aquella época, pero la propia TVE ha repetido mil veces trozos (o sea, cachitos) de esos programas. Bueno... y el programa aquel de Bertín, y «La Voz»... Lo divertido es que sólo se critica a este tipo de programas cuando tienen mucho éxito. Dentro de ti hay una estrella. Si lo deseas, brillará. 

Pero... No olvidemos... Que resulta que aunque ahora la tele sea la que emite concursos musicales con los que dieciochoañeros saltan a la fama jovencísimos, la radio tuvo lo suyo. Antes estos programas iban por la radio. En concursos musicales de la radio nacieron Los Pecos, Raphael (que curiosamente estuvo en la final de «OT 9» de visita, y encima su hijo era jurado del programa), Ana Belén (o sea, Mª Pili Cuesta), un tal Mike Ríos que se presentó a un programa llamado «Cenicienta 60», de Radio Granada, y una tal Rocío Dúrcal. Nada... Cantantes sin importancia de este país. Todos fueron a la radio o a la tele para tener su pase a la fama. Meterse con «Operación Triunfo» es como gritar a los cuatro vientos que no se tiene memoria. La radio estuvo plagada de concursos musicales. ¡Pero si no había emisora local que no se jactara de tener un gran programa de maquetas! 

Los concursos musicales son, como los culebrones o algún otro género, tipos de programas que estuvieron en la radio de prestado. De hecho, el festival de Benidorm no era más que un concurso musical de la radio (concretamente, de la REM). Y oye... Julio Iglesias es un cantante que pasa por ahí, fíjate.

Este tipo de formatos han terminado en la tele, y la radio se ha apartado un poco de todo esto. La tele es más efectiva para este tipo de contenidos. Pero todos los fenómenos sociales terminan pasando por la radio. Por eso la radio sigue siendo lo que es... Porque sigue hablando de lo que la gente habla. 

lunes, 12 de febrero de 2018

la cadena perpetua

Es un debate actual... otra vez. En realidad, ahora el debate versa sobre la «prisión permanente revisable». Es el eufemismo para la cadena perpetua opcional, según los casos. Hace 20 años, después de algunos casos de terrorismo, se puso de nuevo este tema a debate. 

Así que he traído un debate de 1997. Os va a sorprender. Primero, porque es un debate apasionado entre sólo dos personas. Segundo, porque esas dos personas están dando sus opiniones de manera clara, clarísima, y sin medias tintas y sin ser políticamente correctas y no hablando de manera jeroglífica. Tercero, porque se escucha gente de fondo que está viendo el programa. 

El programa es «La Ventana» de la SER, que presentaba Javier Sardá. Los que debatían cada semana eran el Padre Apeles y Eduard Delgado. No os esperéis nada excesivamente histriónico ni loco. Las dos posiciones que vais a escuchar en el radiochip son casi canónicas de lo que se esperaría de estas dos personas en 1997. 

Escuchad este radiochip de la cadena perpetua: 


Ehm... A día de hoy, en pleno 2018, esto no sería así. Dos únicas personas que en debate semanal charlan sin gritos, pero sin parar de hablar ni un segundo, en tensión total durante media hora, haciendo un toma y daca en donde el moderador abre temas, hace chiste, deja hablar y no es un mero espectador. Además, la gente de fondo hace que notemos las reacciones de la audiencia, sin necesidad de Twitter, ni nada. ¡La verdadera reacción de la gente en tiempo real! Algo tan antiguo y tan sencillo como llevar gente... Algo tan sencillo como tener público. 

¡Y qué final! Al final, agradece a Apeles, y a Delgado también. Al final, en ese ambiente, es cuando Sardá espetaba: «¡Que somos rojillos!» Y la risa general. Porque a ver... así era. La posición de Apeles en la SER estaba claro que era la difícil, pero aún así, nadie nos quitaba el placer de escuchar este debate tan veloz. No aburría ni un segundo. Esto era «La Ventana» hace 21 años. 

domingo, 11 de febrero de 2018

García y De la Morena

Hoy es el día en que en el «Salvados» harán la comentada reunión entre García y De la Morena, si es que eso ha sido posible. Ya hace tiempo que todos sabemos que ya no son enemigos como antes. En 2014 nos enteramos de que se habían ido ya a comer juntos y todo. ¡Qué timo! Tantos años de enemistad, y luego, de tapadillo, se habían reconciliado. 

No es la primera vez que se ha intentado reunir a la pareja, pero el otro día, en la radio, Évole le pedía a De la Morena que tuviera a bien reunirse delante de las cámaras. La imagen radiofónica más esperada. Lo escuchamos el hace unos cuantos días en su programa. Radiochip de la gran reunión: 



Es genial la anécdota que cuenta el Follonero sobre aquella tarde en que entre tanto seguidor de De la Morena había uno que no... Salvador Sostres. Y la reacción de José Ramón... casi esperable. Évole hablaba de esa sensación de ser un equipo, de hacer zapping por la noche para ver qué decía el otro...

Durante muchos años, los oyentes de uno u otro éramos como de dos equipos de fútbol distintos. Dos equipos que no se podían ni ver. Quien era de De la Morena (yo entre ellos) no podía ver a García, y quien era de García, no podía con De la Morena. No sólo hablaban de los partidos de fútbol: Cada noche era un partido de fútbol, con sus fueras de juego, sus faltas, sus tarjetas amarillas... Con todo. Dos estilos de radio enfrentados, dos maneras de hacer periodismo, dos equipos que competían por hacerse con el liderazgo de la noche, y no siempre con las mejores artes.

Molaría que ambos (juntos o no) hablaran de todas esas cosas que dijeron y que nunca nos han contado. Porque... Vale, ellos han tirado pelillos a la mar, pero los oyentes de toda la vida, aunque solo sea por curiosidad malsana, queremos saber cosas. Durante muchas noches, todo el mundo se agolpaba para ver el programa cuando viajaba, se han cantado sintonías, se ha idolatrado a esa voz que noche tras noche era lo último que escuchabas justo antes de dormir...

No sé si lo he comentado alguna vez, pero me acuerdo que de chavalín, un día, al pillar el autobús, dije que por la noche oía a De la Morena. Un chaval dijo que también, y una amiga se puso casi enfadada diciendo algo así como: «¡Qué pasa! ¿Todos los chicos escucháis lo mismo?» Así era. La chavalería elegía a De la Morena. De ahí que De la Morena aún tire de eso del «vosotros que sois jóvenes» antes de contar batallitas. 

Las noches ya no son lo que fueron. Y ojo... En esto de las guerras nocturnas no sólo han estado García y De la Morena. Han intentado guerras (o las han batallado) Javier Ares, Abellán, Ángel Rodríguez... Me dejo nombres, seguro. Ahora la radio nocturna en cuanto a deportes tiene mucha menos audiencia. Decir que es porque ya no hay gente que pelea sería equivocarnos... Esta tendencia decreciente lleva años y años produciéndose de manera sostenida, y tendrá que ver con muchas otras cuestiones: Que ya no hay presidentes locos cada noche hablando mal de jugadores, ya no hay jugadores que concedan entrevistas que digan cosas, que ahora ya no hay tanta tensión informativa, ya que es muy difícil aguantar un invitado o arrebatárselo a nadie, están todas las teles todo el rato con los temas, no termina la jornada a la vez, bla, bla, bla, bla... Antiguamente te esperabas al final del programa para ver cuánto te tocaba en la quiniela cuando hacías una de 11, y ahora lo miras en internet. 

Y sobre todo, antes los programas de García y el de De la Morena eran como el «Sálvame» de los deportes, en el sentido de que las noticias del deporte ocurrían en el propio programa. Actualmente, los programas deportivos son más bien el «Qué Me Dices» de los deportes: programas en los que analizan en clave de humor cosas (imágenes, sonidos) que han ocurrido. Sólo espero que no terminen siendo el «Corazón, Corazón». 

De momento, esta noche no disfrutamos de un «Sálvame» sino de un «Salvados». No hay que perdérselo. ¿Qué vamos a comentar si no mañana? Y gracias a Dani por pasarme esa foto, que es un documentazo. 

sábado, 10 de febrero de 2018

a través de los Ondas (38): 1992

A ver... la SER en esta época estaba en horas bajas. No eran líderes de audiencia, estaban los de Antena 3 en todo lo alto, dándole duro al PSOE, justo había sido el año en que la SER se hizo con la emisora de Godó... Bueno... Un rollo patatero. 

1992 fue un año crucial en la radio. Quizá el más importante de la radio moderna. De 1991 a 1994 se conforma la radio contemporánea en España, y fue en 1992 la cúspide del «cocerse todo». ¿En qué se traduce todo esto? En unos premios Ondas más que raquíticos en donde no hay premiados ni de la SER ni de Antena 3 Radio. Ni de la COPE, que era la que se iba a llevar el «botín de estrellas». 

Unos Ondas en los que se premió un programa cultural, «El Ojo Crítico», que... Se sigue emitiendo y han recuperado su sintonía histórica. Otro Ondas fue para «Protagonistas», pero se centraron en lo que hacía Del Olmo de la lucha contra la droga. Incluso en 2017 estuvo Del Olmo hablando precisamente en Onda Cero de esto, y explicando que lo de Proyecto Hombre era de las cosas mejores que le había dado la radio. Radiochip del Ondas antidroga: 



Y después un ondas para Gozalo, que es alguien a que toda persona noventera ha escuchado horas y horas por absoluta necesidad. Y hablando de deporte... Se llevó un Ondas (bueno, una mención) la RTO, la "radio televisión olímpica" que era como un ente aparte que daba servicio para retransmitir los Juegos Olímpicos de Barcelona.

¿Algo más? Nada. Los Ondas de 1992... Da la sensación de que estos Ondas hablan más por su silencio que por los premios en sí. 

viernes, 9 de febrero de 2018

lo que dijo Arús

Ya han pasado algunos días del 25º aniversario de M80. Y ahora que ya casi hemos olvidado ese día, me apetece recuperar un momento de radio que me pareció especialmente interesante por varios motivos: embarazoso, simpático, evocador, y explicativo. 

En el «Wake Up», que es el actual programa de las mañanas de M80, estuvieron entrevistando a gente que estuvo en ese mismo horario en el pasado. Estuvo Guillermo Fesser... y Alfonso Arús. En realidad Arús estuvo también en Radio Minuto, que es formalmente «la mitad constituyente» de M80.


Me gustó este ratito que estuvieron con Arús. No sólo por el mero hecho de escuchar a Arús (que eso siempre es genial), y comprobar el ritmo que sigue teniendo cuando habla, su rapidez... Bla, bla, bla... Peloteos aparte, vamos a lo interesante. Jorge Sánchez, el presentador que muchos le conoceréis por haber estado en Los 40, e Inés Vila, le preguntaban primero por eso de que no madrugaba demasiado... Porque eso de empezar ahora a las 6 h. es un postureo. En realidad, como todos sabéis, el grueso de la audiencia empieza a levantar a las 7 h. 

Después, hablaron de la libertad que tenían para hacer el programa. Bromeaban con eso de que si hubiera intentado hacer el mismo programa ahora hubiera sido un «Arús con Leche sin Lactosa». Arús hablaba de la injerencia para diseñar estos programas. Arús decía que era cutre o sui generis... Cuando en realidad, como decía Jorge, querría decir libre. 

Arús habló de cómo innovaron muchísimo: sonidos, músicas movidas de fondo (esto no lo dijo él, pero lo añado yo), sacar cortes de la tele... Y lo más sonrojante (no para el programa en sí, sino para buena parte de la radio musical en general) fue cuando Jorge le preguntó por un consejo. Arús le dijo que mejor que no, porque seguro que le daría los consejos contrarios a los de sus jefes. Dijo que quizá a esas horas lo más conveniente quizá fuera tener una alternativa a las convencionales, y que para poner música ya estaba el resto del día. Vaya... qué poco moderno que es Arús. [Guiño, guiño, codazo, codazo, otro guiño, lengua fuera, y otro codazo y pisotón debajo de la mesa.]

Esto viene a cuento, porque vino Arús a ensalzar eso de los programas casi diríamos «de autor» que siempre ha tenido M80: Gomaespuma, Pablo Motos... Luego empezó a añadir nombres (¡ay, que se metía en un jardín!) pero fue un momento en el que vino a evidenciar lo que muchos pensamos: Que llegó un momento en que dejaron de hacer productos distintos y pasaron a hacer formatos en plan extranjeros y sin chicha. Obviamente, los programas de Arús, Gomaespuma o Pablo Motos eran una cosa, y los que vinieron después... otra. Incluso lo de Ponseti, que por mucha sección y palabra que tuviera, no dejaba de ser un producto precocinado. 

Podéis escuchar la entrevista en este radiochip güéicap: 



Celebrar los 25 años de M80, tal y como están, en horas bajas, era una misión casi imposible. Por un lado, quedaría muy triste y descafeinado no hacer nada por esta fecha. Hubiera sido para llorar casi.  Y para matar. Por otro lado, celebrar el aniversario recordando grandes momentos de la cadena no dejaba de ser un melancólico viaje al pasado en el que nos recordasen cada pocos minutos que la cadena brilló por las mañanas con muchos programas, que la gente añora a Ángel Álvarez, que por las noches sonaba una monedita y que cuando hacían el programa fuera petaban los auditorios de universitarios, que tenían locutores musicales de renombre, programas alternativos... 

Sí, irremediablemente, mirar al pasado de M80 es como cuando un señor que ha sufrido mucho y acaba de salir de una operación mira una foto de cuando era guapo y lozano. M80 es la emisora más moldeable, maleable, potencialmente atractiva y con mejor imagen de marca para volver a hacer algo chulo con ella. Es una pena total que una radio que era una joya (y que potencialmente lo sigue siendo) esté como está. Me encantaría que me hicieran volver a ser oyente habitual. 

jueves, 8 de febrero de 2018

cuéntame

Nunca he visto más de 2 minutos de la serie. En serio. Soy de los bichos raros, raros que nunca jamás ha visto «Cuéntame Cómo Pasó». En realidad la serie nació en el año 2001 llamándose simplemente «Cuéntame». En 2002 fue cuando le cambiaron de nombre. 

Por mucho que no haya visto nunca la serie, he visto 300 imitaciones, he escuchado hablar 400 veces de la serie, todos nos conocemos los personajes principales... Esto es como lo de «Gran Hermano». Que la gente puede posturear con no ver el programa cuantas veces quiera, pero nunca podrán decir que la frase «¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?» no les suena de nada, o que no saben quiénes son Ismael, Ania o Silvia, la peluquera. Así que entender los guiños del cuento de Navidad de este año de la SER no me supuso ningún problema. Y entendí perfectamente que cuando echaron de la serie a Echanove estuvieran entrevistándole en la SER hablando del tema, en plan «noticia de última hora». 

La serie de La 1 es parte ya de la historia de la tele española. Un amigo me dijo hace 2 jueves: «Hoy en la SER están poniendo anuncios de la serie a todas horas». Él es muy fan de la serie, y claro... se fijaba en que estaban poniendo cuñas a todas horas. 

Porque... esto va de radio. El primer radiochip de hoy es el anuncio que estuvo escuchando machaconamente en la SER. Radiochip cuentativo, de 2018: 



¿Habéis oído? Corto, simple... Imanol Arias nos dice que en La 1 los jueves va la serie. No hace falta decir mucho más porque no hay español vivo que no conozca de qué va la serie. 

El otro radiochip de hoy es de las cuñas que ponían en el año 2001, antes de que empezara la serie a emitirse. Claro... había que explicar de qué iba la serie. Ponían voz de Imanol Arias, también ponían una voz de RTVE... Pero no era La 1, era La Primera. Otro radiochip cuentativo, de 2001: 



«Cuéntame les descubrirá cómo eramos los españoles hace muy pocos años. Y todo ello con mucho sentido del humor.» ¿Muy pocos años? Hombre... Ojalá corran y termine siendo la típica serie en que los guiones van por delante del libro. Me gustaría saber cuántos años tenía Herminia en 1968 y cuántos tiene en 1987. Y sobre todo sería curioso que la propia familia Alcántara escuchara en la ficción este mismo anuncio en la radio y se dispusiera a verse sí mismos en 1968 en 2001. 

La cuestión es que en aquel 2001 nos tenían que contar de qué iba la serie, nos tenían que animar a verla... Y también en la radio, en una cuña enana, 17 años más tarde, nos informan simplemente de que los jueves vuelven a echar la serie. 

miércoles, 7 de febrero de 2018

Coronel de Palma

El lunes murió Alfonso Coronel de Palma (bueno: Alfonso Coronel de Palma Martínez-Agulló). Igual te suena el nombre, pero... No, seguramente no. Fue el presidente del Grupo COPE desde 2006 hasta 2010. Según explican en la información de la COPE, también había sido presidente de la Asociación Católica de Propagandistas. Qué mejor sitio que la COPE... 

Coronel de Palma era el presidente de todo el grupo de la COPE en su última gran crisis, que fue cuando se reconvirtió la COPE de Federico y César Vidal en la COPE de... la gran crisis. La económica de toda España y la de audiencia de la COPE. Una radio que para sus aduladores era «la de Federico, pero que se ha ido» y para los detractores «la de Federico. Ah, ¿que dices que no está?» Hace un mes un amigo aún le dijo a otro delante de mí algo así como: «Que sí, hombre, la COPE, joder, la radio de Federico». 2017 era. Lo juro. 

Cuando llegó Coronel de Palma a la COPE se dijo en muchos medios que habían tirado por el «ala dura» ideológica. Él se quejaba de que no les daban más emisoras de radio (los famosos postes) precisamente porque eran una emisora muy libre, y decía que no tenía adscripción ideológica... A ver... Ya... Pero... Ya me entendéis.

Y además, él mantenía que la COPE tenía que ser una empresa al servicio de un mensaje cristiano y no tanto ser una empresa para ganar dinero. Esto quizá no colase los primeros años de su «reinado» en la COPE, pero quizá si cuela más cuando se pulieron finalmente a Federico. Todos recordaremos que era una radio mucho más ideológica (requetepolitizada) e identificada más por unas estrellas de la cadena que con la propia cadena. Por eso luego les fue tan duro remontar el vuelo. 

Si queréis escuchar qué pensaba Coronel de Palma... No, no voy a poner ninguna entrevista que le hicieran en la COPE. Vamos a escuchar una entrevista que le hicieron en 2009 en Radio Ecca. Radiochip coronel: 



No sé si fue muy sincero cuando en una entrevista a la revista El Siglo dijo (tal y como recogen en el titular) «Me llevé un disgusto cuando Federico dijo que no se quedaba». ¡Pero si estaba claro que se lo quisieron pulir! ¡Pero si en antena se notaba en las últimas semanas el mal rollo! En la entrevista del radiochip de hoy habla abiertamente de que les hizo una oferta a César Vidal y Federico para que se quedasen... en otros horarios. Y supongo que con otra dotación económica. En la propia entrevista se le nota casi aliviado con su marcha. 

Una de las preguntas y respuestas de esa entrevista en El Siglo es la siguiente:

—Una de ellas es el cambio de modelo, ¿cómo se planteó realizar en la COPE la travesía "de una radio de las estrellas" a "la de grandes profesionales estrechamente vinculados a su ideario"?
—Fue una reflexión que nació del propio equipo directivo de la compañía. Todo ello se hizo con la conformidad de los propietarios. Es una puesta a punto del ideario cara al siglo XXI.


Esto es interesantísimo. La COPE sufrió al transformarse de ser una radio de estrellas a una radio coral. ¿Cómo se ha recuperado la COPE? ¡Pues fichando a estrellas y volviendo a ese mismo sistema! De hecho, la COPE siempre ha sido muy de fichar y tirar de estrellas. Del Olmo, Encarna, García, Herrero, Paco, Pepe, Lama y el resto, Herrera... Todos venían de otras cadenas, donde estaban triunfando. Paradójicamente, esa nueva COPE dura y cuya marca estaba quedando como secundaria, fue la liderada por gente que estaba en la propia casa desde hacía mcuhos años o no venía de fuera. Federico, César Vidal, Nacho Villa, Cristina, Abellán... 

—La Mañana ha perdido más de 600.000 oyentes, ¿se arrepiente de la salida de Losantos o de haber hecho el cambio de modelo de radio?
—No, en absoluto. Nos gustaría mejorar los datos del último EGM, aunque somos conscientes de que se tarda bastante.

En realidad la mejora real no vino hasta que ficharon a Herrera. Hasta entonces, las mañanas no habían terminado de funcionar. Superar el millón de oyentes era el reto constante. Luego vino el suecopismo, los palos de ciego, la sobreexplotación de los deportes en la cadena... Hasta la llegada de Herrera, podríamos decir que la COPE aún no había olvidado a Federico en términos de audiencia y repercusión. 

Puede que no se arrepintiera, pero lo cierto es que tras esta transformación, y comenzada esa crisis... Dejó de ser el presidente de la COPE y volvió a su vida fuera de la radio. Y como se puede leer en la nota de la COPE, se puede intuir que muy aburrido tras irse de la radio no podía estar. Vaya lista de responsabilidades... 

martes, 6 de febrero de 2018

¡memo!: «la llamada a la radio que terminó en Goya»

Sabéis que en este tipo de entradas me pongo a buscar una vez al mes entradas de hace 5 años justos para comentar qué ha pasado con lo que aquel día se dijo o para recordar qué decía la gente sobre ese determinado tema. 

En este caso, quiero recuperar aquella entrada porque mira... Es la única vez que una página del blog como tal ha salido en la tele. Apareció en el «Viajando con Chester» en el que hablaron de la película de «Lo Imposible». Un segundo sólo, sí, pero apareció. Como si fuera un medio de comunicación importante y todo. [En el minuto 35, oiga] ¡Qué ilu! 


La cuestión es que me entretuve recopilando cómo fue progresando la historia en la propia radio. Todo nació cuando se pusieron a entrevistar a Luz Casal después del cáncer. Querían que la gente llamase para que contase cómo superaron una situación complicada. La oyente que quería contar esa anécdota era María Belón, que quería decirle a Luz que pudo pasar mejor su estancia hospitalaria en Singapur gracias a sus canciones. 



A la productora de Bayona, que iba a reunirse con él para hablar de la película que iban a hacer esa misma tarde, se le encendió la bombilla: La película que tenían que rodar tenía que ser la historia de esta mujer. Así que se puso en contacto con el programa, porque tenía que contactar con esa mujer. Esa productora se llamaba Belén Atienza y lo contó más tarde en el programa de Gemma.

Cuando esto pasó de proyecto a película, ya en 2012, volvieron al programa de Gemma (entonces ya por la mañana en el «Hoy por Hoy» comentando todo:



Y después de todo, el Goya. Y esto fue la guinda del pastel:



De los pocos comentarios (aunque muchas visitas) de aquella entrada, destaco este de Pepe:

«No conocia estas intervenciones? o entrevistas?, creo que son mucho más que eso, no me extraña que Belén Atienza quedase tan impactada como se nota que quedan Nativel Preciado y Gema Nierga y yo mismo después de tanto tiempo. Esta familia relatando el terror y esa sencillez de Maria Belón, que agradece a Luz Casal la ayuda que su música le dió sin protagonizar el momento, es como dar unas pinceladas de lo que puede ser un magnifico guión cinematografico. ¡Que tanto se puede apuntar la Nierga y que grande es la radio!»

No me digáis que la historia no es bonita... Y oye, una nominación a los Oscar. La película nació gracias a que las personas implicadas estaban escuchando a la vez el programa de Gemma. No me digáis que no es precioso. 

lunes, 5 de febrero de 2018

editar que no se note

La semana pasada hablábamos de las grabaciones, de si los locutores se pregraban, si luego terminamos pensando que todo es plástico, que si hay programas que están enteramente grabados, que los ganadores de los premios jamás aparecen en directo... No vaya a ser que se rompa el ritmo o digan algo inadecuado. O yo qué sé. 

Todos nos hemos metido mil veces con el programa de Cárdenas: con el de radio (que a veces las ediciones son estrafalarias por fuerza) o con el de la tele (el que va justo antes de OT). Porque el de la tele... Madre mía, ¿cómo está eso montado? ¿Con tijeras, a mano o al tun tun? Para aprender manualidades había hasta programas de tele. Obviamente, las manos que salían en la tele no eran las del presentador, que sólo le ponía cara y voz. 

El presentador de aquel programa (del «Art Attack») se llamaba Jordi Cruz y ahora es locutor por las tardes en la Cadena 100. Presentó un programa de manualidades, pero quizá necesite más maña para montar su propio programa. Bueno... él y muchos más, porque ya os digo que eso de las llamadas grabadas es muy común, incluso que las editen, pero ya que se ponen a editar, lo mínimo es que lo hagan medio bien. Que no suene a que nos están dando gato por liebre. Ahora que lo pienso... Esto de dar gato por liebre no es cosa exclusiva de las musicales... En la convencional generalista alguna vez nos la han intentado meter dobladísima, y queda fatal

Lo de fingir una llamada de radio en directo... A ver... Que no nos enteremos. Porque queda horrible. Porque uno, como oyente, frunce el ceño, abre la boca y dice: «ahhhhhh...» Como cuando uno escuchaba el «Happy Hour» de Óscar Martínez. Si se hace, lo mínimo que pedimos es que no se note. 

El radiochip de hoy me lo pasó @DiexistaFM. El tema que me proponía incialmente era «mira, en Cadena 100 vuelven a poner canciones de OT, como antiguamente». Pero oyendo este radiochip almaio de hoy.... 


Total, que se suponía que tenía al compositor de la canción al teléfono, le hacía unas preguntas... Y la cosa quedó trospidísima. Claro, uno como oyente... pues eso, frunce el ceño, abre la boca... Pues lo que he dicho antes. ¡Que no se note tanto! No sé si después de esta edición se puede decir eso de «peeeeeerfecto».

Sí, ya sé que igual soy un poco pejiguero con esto... Pero imaginad que en la final de OT resulta que estamos viendo cómo tienen por teléfono a un familiar de alguien, hablan con él y... se notase que era una grabación megacutre. Sería lamentable. Si le tenemos el suficiente respeto a la tele para que eso no ocurra (o al menos que no se note, excepto en el programa de Cárdenas), que los de la radio tengan el mismo respeto por el medio. 

Podríamos decir algo así como «bah, chico, es un momento de radiofórmula y no pasa nada». En caso de pensar eso, pues qué mas da todo. Aceptaremos que en la radio nos pueden dar cualquier cosa porque el propio medio no se respeta. Y a los oyentes, si nos da igual... Pues tendremos la radio que nos merecemos. 

domingo, 4 de febrero de 2018

la vecina prostituta

El otro día (bueno, hace muchas semanas) estuve cenando con unos amigos y alguien contó que en el bloque había una casa "de citas". Que habían puesto una cámara y todo en el portal para ver quién entraba y todo eso, en plan intimidatorio. A ver... quien más, quien menos, ha tenido la experiencia o conoce a alguien que en su portal... Pues... Eso. 

Así que intervine yo en la conversación, para hacer mi humilde aportación. Porque cuando yo vivía en Barcelona, estaba en un décimo piso (¡oh, qué alto!) pero es que había un décimo primer piso donde habitaba... ¡lo has adivinado! Lo que viene siendo una prostituta. 

La verdad es que el edificio era muy grande, con muchas puertas, y lo cierto es que el que hubiera una señora puta pues... la verdad es que no se notaba demasiado (o nada) en cuanto a trasiego del personal. Había dos ascensores, así que no había mucho problema. Pero sí que cuando ibas al baño... se oía todo. Y ahí estaba la gracia. Había momentos en que uno hacía una señal y rápidamente todos los compañeros de piso nos agolpábamos encima del váter —real— para escuchar algunas conversaciones que eran completamente ridículas, y nos moríamos de risa. Intentábamos controlar la risotada, porque no queríamos perder ripio de algunas conversaciones que son históricas y las guardamos aún en nuestra memoria. 

Después seguimos hablando del tema... Que si mucho trasiego había por la tarde, por la mañana, por la noche... La cuestión es que dije que buscaría para el blog algo para ilustrar esta conversación, porque estuvimos una hora divagando sobre mil temas relacionados. ¿Qué hacer si en la comunidad ocurre esto? ¿Qué pasaría si te enteras de que tu vecina de toda la vida resulta que abre su casa para el personal todo pinocho? ¿Y qué ocurre si estáis puerta con puerta? Mil historias de este tipo, que nos llevaron irremediablemente al único tema realmente trascendente y de imporancia real en España: Las vecinas de Valencia

Pero bueno, para no andarme demasiado por las ramas, voy al radiochip de hoy. En el "¡Ya te Digo!" de Europa FM (el despertador que tuvieron antes de Cárdenas, y que en ese momento presentaba José Miguel Cruz), en el que llamaron a una chica de una comunidad que venía dedicándose al oficio más viejo del mundo (¡qué topicazo!, ¿no?) Y ya sé que la veracidad de una llamada radiofónica de despertador matutino es muy limitada y cercana a la nulidad. Pero... fue graciosa. Radiochip prostituto: 



Pues muy moderna ella, que llevaba agenda electrónica. Lo mejor es lo de "yo me voy a poner luces, pero en el coño", y también lo de que el del segundo y tercero iban, y que uno le debía dinero. A ver... ya sabemos lo de la credibilidad de estas cosas. Olé al guionista, porque mira, le quedó curioso. Y si hubiera sido cierto... pues más divertido de imaginar aún.

Supongo que no entiendes que haya puesto unas naranjas como imagen. Es que lo más fuerte es que una compañera de trabajo decía que en la carretera de Tarragona había muchas chicas que debían de ser "vendedoras de naranjas o algo". Nuestra cara al escuchar eso era un poema. No eran vendedoras de naranjas, no. 

sábado, 3 de febrero de 2018

a través de los Ondas (37): 1991

Los premios Ondas en versión minimalista, casi todo como esta entrada de hoy en el blog. Tres premios nacionales y uno internacional, que es el de «Clasicos Populares»

También RNE se llevó el Ondas por la cobertura de la guerra del Golfo. Pero el radiochip de hoy no va de aquello... sino de cómo el cine nos lo ha contado. Porque en el «Sucedió una Noche» de la SER, cuando se cumplían 25 años, hicieron una reportajillo sobre este tema. Así que vamos a mirar todo aquello con ojos de ahora en este radiochip golferas con voz de Antonio Martínez: 



José Luis Balbín se llevó el Ondas por el espacio líder de las noches en la radio, que no era el «Hora 25» sino el «Hora Cero», cuya sintonía (tan evocadora) pasó por el blog.

Se montó una gorda con la emisión de la cinta famosa de Txiki Benegas... A ver si encuentro documento sonoro de todo aquello para hacer un radiochip aparte... Pero resumiendo, en esa cinta se podía escuchar cómo había problemas dentro del partido y se podía escuchar cómo unos insultaban a otros. El rollo de «guerristas» contra «felipistas». Benegas dijo que la SER había hecho «terrorismo radiofónico». Fueron demandados por aquello (por parte de Benegas y de Fernando Múgica) y este Ondas era una especie de reivindicación de la decisión tomada. La cosa fue archivada y el Ondas está ahí. La SER hablando de las miserias del PSOE, sí. Hasta en el ABC les ponían bien. Sin ironía. Bien, de bien. 

viernes, 2 de febrero de 2018

el día de la marmota

Todos usamos «el día de la marmota» para expresar algo que se repite o algo que es tan semejante al pasado que parece que se repite una y otra vez en el tiempo. Todo viene de una peli llamada «Atrapado en el Tiempo» en la que el Bill Murray está en su cama ahí, y se despierta cada 2 de febrero para retransmitir la salida de una marmota, dado que es meteorólogo en la tele de EE. UU. 

El día de la marmota, el 2 de febrero, es un día que los campesinos estadounidenses y canadienses usan para predecir el fin del invierno. Si está nublado, la marmota sale de su madriguera y eso quiere decir que dentro de poco será primavera. Si por el contrario hace sol, el invierno durará al menos hasta mitad de marzo. Bueno... lo que tiene que ser, ¿no? 

Total... que usamos lo de «el día de la marmota» para todo lo que se repite ad infinitum o se le parece, exagerando un poquitín.

¿Qué tiene que ver todo este rollo con el radiochip de hoy? 

No sé si tiene que ver exactamente con el cacharrito que usan en las radios desde hace tiempo para sincronizar una retransmisión con la imagen de la tele. Durante unos segundos, se repite aquello que acaban de decir (un par de veces durante dos segundos o tres) y entonces se ajustan las emisiones. 

Quizá simplemente fuera una cuestión técnica... No sé exactamente de qué tipo. Esto, el radiochip de hoy, ocurrió en septiembre del año pasado. Pero el día de la marmota es hoy. Ocurrió en «Radioestadio». Estaban conectando con Gran Canaria y... Radiochip marmotil: 



32-23... ¡El día de la marmota! 

Después del bucle sin fin, de repente, se paró toda la emisión. Silencio. Tras unos cuantos segundos, la sintonía de fondo. Y vuelta a empezar... Con la coña posterior lógica en cuanto volvieron a conectar. 

Y tiene gracia que fuera precisamente conectando con las Canarias. Porque para los canarios, el 2 de febrero pasan de marmotas. Para los canarios es el día de la Candelaria de toda la vida (y por eso hablé de la radio en Canarias el otro día... La casualidad...). ¡Dónde va a parar en importancia! 

jueves, 1 de febrero de 2018

el sumario porno

Tal día como hoy hace 35 añacos comenzaba (o recomenzaba) en la COPE (y Radio Miramar de Barcelona) un programa llamado «Protagonistas». Bueno, no... «Protagonistas, Vosotros». Sí, fue en febrero cuando Luis del Olmo empezó en la COPE, después de mes y pico de silencio forzoso y su salida de RNE. 

El radiochip de hoy es de la fonoteca de Toni Mascaró. Se trata del primer sumario de ese «Protagonistas, Vosotros» en la COPE. Ojo a ese fondo musical, que parece de peli porno. Ojo, que vamos a fijarnos qué tenía ese programa: 



Se nota que estaba leyendo el guión, ¿eh? Su menú era:

- Carlos Fisas (historiador, que sabía muchas anécdotas y todo eso)
- Guiños y pellizcos, que por lo visto era una sección de noticiario en clave de humor...
- Unidad móvil. Se iban a ver si veían nacer a un niño recién nacido. ¡Vaya! La que piensas no es la primera vez que se había hecho en la radio... O al menos, que se intentó.
- Mariñas, sobre corazón.
- Entrevista con gente preguntando (un poco «Tengo una pregunta para usted») con el 93 si llamaban desde fuera de Barcelona. El invitado era Jordi Pujol, que se notara que estaban en Radio Miramar.
- Confidencias, con Tina Sainz.
- ¿Cómo defenderse de la contaminación?
- Frente a frente: José Luis Balbín vs. José Luis Gutiérrez.
- ¿El Gitano Señorito? ¿Copla?
- Tito B. Diagonal, o sea, Jordi Estadella.

Pues este menú tenía el primer programa de Luis del Olmo en 1983. Un día de este año veremos cómo era una hora entera en este programa de 1983. Quizá pienses que ese programa será histórico, que estaría genial, que tenía mogollón de audiencia... Pero no había tanta competencia, las circunstancias eran otras, y la gente en aquel año también era distinta. Pero en eso ya abundaremos en unos meses...