lunes, 29 de enero de 2018

pregrabarse

Justo la semana pasada estuve escuchando por la mañana Cadena Dial. No lo hago casi nunca, y casi fue por cotillear. Tanto poner M80 en el trabajo... Pues venga, Dial. Me sorprendió lo perfectas que eran las intervenciones de la locutora. Oye... cómo cuadraba la locutora las intervenciones, y qué bien quedaba todo. Eran tan perfectas que tuiteé que algo así como que parecía que las intervenciones de la locutora eran de mentira. No sé. 

Es distinto cuando le mandas un mensaje a alguien o dejas algo en el contestador que cuando hablas con esa misma persona a la cara. No sé si la comparación es muy buena, pero esas intervenciones me parecían... no sé. De plástico. Como si estuvieran hablando para sí mismos. Como si fuera una pieza de doblaje. 

Luego tuiteé con un amigo (Ryuben) que sabe mucho de radio musical. Mucho, mucho. Le pregunté si esas intervenciones le parecían de verdad o de plástico... No terminamos de estar del todo seguros, pero bueno... La cuestión es que hace mucho tiempo escuché que muchos locutores lo que hacían ahora era pregrabarse. ¿Qué es esto? Pues que como ahora los locutores hablan tan poco, y quizá por temor a equivocarse, a que no quede la intervención lo perfecta que les gustaría, o quizá para «dejarse el trabajo hecho», se graban sus intervenciones previamente, las montan... Y oye, niquelado. 

Lo gracioso de todo esto es que justo la semana en que estamos hablando de esto en Twitter, así, en plan «¿esto no suena a pregrabado?» va @DiexistaFM y me dice que me va a pasar un audio de Radiolé que venía al caso. Me dijo que un amiguete de un foro, Espi, le puso en aviso de que estaba sonando la emisión... rara. ¿Qué podía ser? Pues aquí va el radiochip del niquelamiento: 


Esto es cogido directamente del 101.5 FM de Sevilla, o sea, Radiolé, este mismo sábado. Bueno... ya escucharéis... Se oye la hora por debajo, cómo se edita, cómo va intervención por intervención modificando cosas... ¿Que la de Dial que escuché el otro día hace lo mismo? Pues no lo sé. Pero la verdad es que sonaba tan de plástico que igual sí... Lo de cuadrar con las canciones era antiguamente todo un arte del locutor de musicales, pero ahora, como veis, ya no tiene demasiado mérito. Iréis viendo cómo va comentando que si el tiempo esto, lo otro... Y cómo va dando las horas. Lo mismo da que sea José el Francés que cualquier otro.

La verdad es que por este método se podría imaginar una fórmula locutada 24 horas por la misma persona. Si lo mismo es presentar una canción a una hora que otra, delante de una canción u otra, y demás... Que grabe un mismo locutor todas las intervenciones de una misma cadena, y el ahorro para las radios sería considerable. Elijamos: ¿Da todo lo mismo todo? ¿No? Pues entonces... 

Echo de menos que el locutor se equivoque mínimamente, que tararee, que haga el tonto, que se note que el que locutor está disfrutando de la música que le toca poner que pone, o al menos que lo finja, que lo que mola (yo creo) es que el de la radio te acompañe en tu escucha. Es importante tener la sensación de que el locutor también oye lo que tú, aunque sepamos positivamente que entre canción y canción está ahí, haciendo sus labores modernas de community manager, que menos mal que ahora se han dado cuenta ya en las radios de que contestar a mensajes de Facebook y trolls varios no lleva a ningún sitio y es marear al locutor.

Que no se note que se locuta igual sea lo que sea lo que venía antes. Porque el estado de ánimo se supone que cambia.... No sé. Igual son cosas mías, pero la sensación de que la locutora de Dial estaba grabada de antes yo la tenía... Y desde luego, cuando escuchamos este tipo de cosas, como el radiochip de hoy de Radiolé, simplemente me autoconvenzo de que así era. 

Actualización: Pues me han hecho saber que el turno de la de Dial (que la locutora de mañanas se llama Carmen Ramírez) es directo, directísimo. Y eso habla genial de la locutora, que sinceramente, hasta estuvimos comentando su locucución en el trabajo porque era perfecto de la muerte. No tenemos por qué no creernos aquello que nos dicen y aseguran. 

De todas maneras, tienen que tener en cuenta que una vez se sabe que esta práctica es frecuente (y no es de ahora, sino que ya lleva tiempo existiendo esta posibilidad) y que bueno... Que los locutores jamás hacen una pregrabación, ni una grabación, ni nada, pero luego... Luego aparece este momento (el radiochip de hoy) y tienen que entender que luego pensemos que si uno lo hace... pues que lo hacen todos. Y desde luego, el radiochip de hoy no ha salido de la nada, sino de la misma Radiolé. 

Luego, también es genial cuando te dicen locutores desde «yo nunca, pero éste, el otro y este otro sí, casi siempre, y en tal otra cadena es norma general», o cuando te dicen cosas del tipo: «¿Pero no sabías que eso se hace en casi todas las radios casi por defecto?» o cuando, como simple oyente, te pones la radio y te encuentras con programas como el que hacía Óscar Martínez en la 100. Quizá sea injusto pensar en lo de «si uno lo hace es que lo hacen todos». Lo sé. Pero escuchando cosas así... ¿Qué quieren que pensemos los que estamos al otro lado del receptor? Pregunto. 

7 comentarios:

  1. Vaya, esto es justo lo que decía yo el otro día sobre un programa del fin de semana de gran audiencia. No todo es qué esté bien hecho, y cuadrado, y trabajado. A veces hace falta oír al locutor equivocarse. Pues eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La radiofórmula de Cadena DIAL y el programa A vivir que son dos días no son términos comparables. No ha colado esta vez. Mala suerte.

      Fdo.: Javier del Pino diciendo Fernando García Delgado.

      Eliminar
    2. Qué maravilloso es Javier, que hasta cuando se equivoca lo hace para demostrar que es humano. Qué sería de nosotros sin su humilde cuasi-perfección.

      Eso sí, se equivoca precisamente el día en que invita a Gemio, en que cualquier cosa que haga él o cualquiera parecera una bendición del universo.

      Me da igual si cuela o no. Soy el hater oficial de Del Pino, y además no soy el único que le considera insoportable muchos ratos. Lo cual no significa que me parezca deleznable lo que hace, ni mucho menos. Es una crítica a los piniliebers, no a él.

      Eliminar
    3. Básicamente es para tocarme la moral a mí, que soy pinilieber confeso :)

      Eliminar
    4. El Alsinismo lo puedo entender porque yo mismo he sido oyente y muy fan (aunque creo que ya se le ha subido a la cabeza, y que sigue haciendo por la mañana un programa de noche). Pero como lo de Del Pino no lo he compartido en ningún momento (desde que hace A vivir, porque de corresponsal me parecía excelente, y con Cansado tenía gracia), pues me permito la acidez.

      Eliminar
  2. Ojo, eso me pasó a mi una vez y lo que estaba era ensayando con el micro abierto sin darme cuenta.

    ResponderEliminar
  3. Es la misma sensación que tengo escuchando las musicales de la COPE (Cadena 100 y MegaStar, porque Rock FM no utiliza base musical alguna). Todas las intervenciones de sus locutores están perfectamente cuadradas en la base de turno y ni la pisan, ni les sobra un solo segundo de solo música. Otro caso claro de (presunta) pregrabación.

    ResponderEliminar