miércoles, 21 de febrero de 2018

agenda de servicios útiles

En la SER, por mucho que pasen los años, sobreviven varias cosas siempre. Por ejemplo, hace unos años hablé de la «la sintonía superviviente», que venía de los tiempos de Antena 3 Radio: «Antena de la Bolsa». También sobrevive la sintonía clásica, la Sinfonía Azul, sobre todo para los momentos electorales y cosas de mucha pompa y boato. También aún sobrevive su versión carrillón para pasar a publicidad... Igual algunos sabéis el único momento de toda la programación en que aún suena. 

Y se me ocurre otra cosa que sigue sobreviviendo a los años y modificaciones: La «agenda de servicios útiles» de la ONCE dentro del «Hoy por Hoy». ¿No os habíais dado cuenta? 

Si pincháis aquí escucharéis a Iñaki dando paso a este espacio en 2005 (aunque me atrevería a decir que igual llevaba 10 años sonando esa entradilla). ¿No os dais cuenta de la voz? ¿No os dais cuenta del tipo de musiqueta que suena? Es noventera, diría yo. [Quizá se acuerde alguien de cuándo empezó esto de la «agenda de servicios útiles».]

Y el radiochip de hoy, claro, es esto mismo, pero en 2018. Aquí va el radiochip de servicios útiles: 



Saludos de la ONCE y buenos días. Estoy seguro de que estamos tan increíblemente hechos a esta sintonía y estamos tan acostumbrados a ella, que ni nos damos cuenta de que es una publicidad, ni de qué dice, ni nada. Eso sí, «es casa». Lustros, lustros y más lustros escuchando esto. Seguro que jamás hemos reparado en la de tiempo que llevamos escuchando este espacio. Igual que ha pasado con los cambios de logo. He hecho ahí una mezcla para que veáis que sí, han pasado los años y no os habíais dado cuenta... O sí. 

martes, 20 de febrero de 2018

la «Martallesa»

Así bautizó ayer Toni Garrido a la versión del himno de Marta Sánchez. Casi cada hora en cada radio hablaron en algún momento de la canción. Hasta hablaron de esto en Ràdio Flaixbac. En todas las teles, en todas las radios, en todos los informativos... Hasta Pedro Blanco en el «Hora 20» yo le sigo llamando así, ¿vale? dijo que no hablaría del tema, pero obviamente, diciendo esto, tocó el tema. 

Voy a volver a Toni Garrido de nuevo, que quizá sea lo más interesante de la entrada de hoy, pero antes os contaré cómo fui pergeñando esta entrada, que creo que es lo interesante de verdad. 

El tema de ayer fue éste. Alsina, por la mañana, habló del tema, como podréis comprobar escuchando su entrada de ayer a las 8 h. Radiochip martalleso: 


Obviamente, el tema no es el himno en sí, sino cómo ha surgido, quién lo apoya, quién no, qué se dice sobre él, qué connotaciones le ponen, cómo es que una cosa captada por un móvil y subida a la red se hace viral... Lo realmente interesante es el clima que hay como para que esto haya sido algo que ha llenado cada hora de cada radio (y teles) de ayer.

Y Alsina tuvo a Marta Sánchez en el programa. Creo que fue el primero. Otro radiochip martalleso:


Justo después de este radiochip, entraba en la COPE en directo con Herrera. Y él, encantado con el tema, le entrevistaba de manera muy favorable y ufana en este otro radiochip martalleso. Tendréis que ir al minuto 34 para ir al grano y no comeros la entrevista a Espe: 


Era curioso, porque Alfredo Menéndez tenía a Pablo Iglesias en el propio estudio, y aunque después entrevistó a Marta Sánchez (cómo no), lo interesante es lo que opinaba el líder de Podemos, en este otro radiochip martalleso (yendo al minuto 21):


¡Balones fuera! La cuestión es que yo me quedé pensando en si este tema, que era lo que todo el mundo compartía en las redes, de lo que estaban hablando todos... Este tema... ¿Hablarían de ello en la SER? 

Yo hice mi propia apuesta cuando iba en el autobús. ¿Hablarían con Marta Sánchez? ¿Esto sería un tema para dejar aparte o ningunear? Yo estaba jugando y apostando conmigo mismo. En plan: «Visto lo visto, y sabiendo lo que todos sabemos... igual es un tema que no les mola». Por otro aldo, pensé: «Pero a ver, loco, malpensado, cómo no van a tocar el tema si todo el mundo habla de esto, sea para bien o para mal». «Pues igual hablan del tema, pero con Marta ni de coña hablan». Y al final, pasadas las 10 h. de la mañana, pensé que igual Toni hacía un chascarrillo y ya está.

Cuál fue mi sorpresa (enorme, o no tanto) cuando descubrí que esa hora fue criticada por algunos en Twitter. Leí mensajes que decían que desde hacía 30 años habían estado escuchando el programa y que dejaban de ser oyentes, que si fue una entrevista babosa a Marta Sánchez  —¡si a mí me había parecido que había sido una conversación de lo más distante!—, que si qué decepción... La entrevista a Marta Sánchez fue la siguiente, en este otro radiochip martalleso: 



Con llamada al telefonillo incluida. Al final, el más imaginativo fue Toni, que se inventó lo de bautizarlo como «La Martallesa». De esa entrevista han sacado el titular «Jamás imaginé que se iba a liar esto». Pues es aplicable a Toni también. Era de esperar que hablar del himno en la SER, tal y como está la audiencia, era arriesgado. Estaba visto que tocar este tema iba a ser delicado. A veces pienso que la SER ha estado tan identificada con el PSOE que ha terminado adoleciendo de los mismos males políticos. Y lo mismo hablando de su antigua ya «podemización».

Porque lo gordo no fue sólo lo de «La Martallesa». Después de este tema tocaron lo de la lengua en las Baleares y los médicos. Madre mía. Se le ocurrió llamar a su madre, que vive allí. Toni es de Felanitx, o sea, de la isla de Mallorca. La cuestión es que en este último radiochip martalleso, si vais al minuto 21, escucharéis la pieza: 



Bueno, pues busqué reacciones de la gente en Twitter (siempre tan beligerantes) y flipé. No fue una inundación de comentarios negativos, pero los que hubo me sorprendieron mucho. Que si anticatalanismo de la SER —¡esa radio en la que todos los presentadores (como quien dice) eran catalanes!—, que si vaya decepción, que si entre lo de Marta Sánchez y lo del catalán en las Baleares, qué vergüenza lo de llamar a su madre en plan estadística, bla, bla, bla... Madre mía... De repente, Toni Garrido se convertía en la famosa caverna. En tiempo récord. 

¿Veis? Esto es lo verdaderamente interesante. Lo de Marta Sánchez es una chorrada que si os ponéis a mirar lo que dicen los himnos de otros países vais a fliparlo fuerte—, y en realidad no deja de ser una anécdota. Una cantante en un concierto hace una versión del himno de su país. Esto no es noticia en ningún lado, porque realmente, en nuestras vidas, tampoco es tan importante, siendo sinceros. 

Sin embargo, esto sí es noticia aquí. Todas las radios han hablado del tema a todas las horas. Llegaron a la cansinidad absoluta a lo largo del día. Podéis jugar a ir a ivoox y probar a buscar horas de radio de ayer. Y lo divertido es que antes de que se traten estos temas ya sabemos más o menos cuál será su tratamiento y además sabemos qué «peligros» tienen tratarlos en cada emisora. ¿Es valiente tratar estos temas a pesar de saber que parte de la audiencia te va a jurar odio eterno o, por el contrario, es temerario? ¿Sale a cuenta? Como decía antes, me da la sensación de que a la SER le pasa como al PSOE. De todas maneras, Twitter siempre es un lugar donde abunda la indignación. ¿Cómo se mide el malestar real de la audiencia que no se manifiesta y no le apetece moverse para opinar? Porque esos son la gran mayoría. 

La opinión de ayer de Francino sí me parecía más canónica para la SER de estos últimos años. Digamos que quizá está más en la línea que yo presuponía... Otro radiochip martalleso: 



Pues bucead en la programación de ayer... y no falla: Marta Sánchez en todos los sitios a todas horas. Era imposible no hablar de esto al día siguiente. Y ojo... esta entrada del blog sustituye a la que tenía prevista para hoy, que al final era algo relacionado con lo de hoy. Pero lo dejamos para mañana. 

lunes, 19 de febrero de 2018

a pesar del gobierno

Hay colaboradores y comentaristas de la radio que pasan menos desapercibidos que otros. Hay gente gris y hay gente que, por lo que sea, llaman la atención. Uno de los que llama la atención es Carlos Rodríguez Braun, sin duda. 

Y es la cuarta vez que pasa por el blog: Pasó cuando comenté esas adivinanzas musicales que hacía con Herrera cuando estaba en Onda Cero, cuando comenté la sección de canciones económicas en «La Brújula» y también por las frases tan celebradas que tiene cada mañana en el programa de Alsina. Hay veces que en la vida real te dan ganas de comentar cosas del tipo "cuidado....", "¡será por dinero!" y cosas así. 

Lo que más define a Rodríguez Braun (además de su acento, claro) es su saludo. Siempre son buenos días, buenas tardes... y «a pesar del gobierno». Os cuento una anecdotilla, en plan Chenoa: 

Un amigo y yo siempre nos quedábamos con la copla de «a pesar del gobierno», y claro, en tiempos de ZP podíamos pensar que cada saludo era un ataque a Zapatero o al gobierno socialista. Claro, no nos parábamos a pensar en lo liberal, liberal del personaje y por tanto, no nos coscábamos de que no era tanto un chascarrillo frente a un gobierno socialista, sino a cualquier «gobierno malvado, que mete sus narices en la economía». Por eso pensamos que, cuando ganó el PP en plan arrasador, dejaría de decir eso de «a pesar del gobierno». Pero no. Lo seguía diciendo. 

Un día le entrevistó Alsina en «Más de Uno». Rodríguez Braun se confesó muy oyente de radio desde crío, muy fan de Les Luthiers... Y al final del minuto 2 escucharéis la explicación. Radiochip a pesar del gobierno: 



O sea, que todo surgió en el «Hoy por Hoy» de Iñaki. Resulta que una vez le respondió con la frase a Iñaki, le gustó, y se quedó para siempre. Así pues, efectivamente, es una frase que no tenía tanto que ver con un gobierno actual o no... sino que viene de hace... buf...

Y esto nos lo tendremos que creer... O no. Quizá necesitéis una prueba para creeros que esta frase nace en tiempos de Iñaki... y quizá necesitéis esa prueba para que, a pesar de que os lo estoy contando, creeros que efectivamente Rodríguez Braun formase parte del «Hoy por Hoy». Aquí va el otro radiochip a pesar del gobierno:



¿Veis? Pues así es. Quizá en aquella época «a pesar del gobierno» sonase como lema anti-PP. Luego, sonaría a lema anti-PSOE, y así podríamos jugar con todos. Al final no es «este gobierno» sino «el gobierno» en plan liberal irredento. Curiosidades de la vida. 

domingo, 18 de febrero de 2018

en febrero de 2017...

Febrero del año pasado tuvo en el blog mucho contenido en plan histórico. La mirada a los Ondas de 1967 nos llevaba a nombres como Juan de Toro, Sautier Casaseca, Paco Ortiz... Pero hubo que recordar a Juan Tribuna en su muerte, o Juan Soto Viñolo, que era el que escribía los guiones del consultorio de Elena Francis, que es el consultorio más famoso de la historia de la radio. Pero no fue el primero, porque antes estuvo, por ejemplo, el de Montserrat Fortuny. Lo de los espacios patrocinados parece que es una modernidad de los tiempos que corren pero es más antiguo que comer con los dedos. 

El año pasado, para el día de la radio, Herrera reunió en su programa a Iñaki, Luis del Olmo y García. Todo muy bonito y de muy buen rollo, pero bien que García, en cuanto tuvo ocasión minutos después, se fue a Intereconomía a decir lo que realmente pensaba... Aquel mes Basté jugó a contar qué nombres conformaban la historia de su radio. En el blog jugamos a hacer listas de qué nombres conformaban nuestra radio. Aunque la verdad es que lo más radiofónico de aquel día de la radio fue lo sucedido en «El Partidazo». A ver... estaban hablando de radio. Pepe Domingo estaba hablando de las movidas de cuando se movieron de radio, algunas historias de radio que le habían sucedido... Y en mitad de la entrevista... ¡El directo! Justo en ese momento conectaban con la salida del hotel de Maradona... Lo sucedido lo podréis escuchar pinchando aquí, en este radiochip homenajístico

Y hablando de pasado, de personajes de radio y de historias, hubo que recordar a Pérez de Arteaga, y en la parte más lúdica (si es que se puede decir así), recordamos a Ángel Cristo cuando le entrevistaron en un programa de corazón de la SER

Yendo a lo más moderno, hablamos en el día de los enamorados de cuando los locutores de un programa son pareja y terminan mostrándolo. El protagonista masculino de ese radiochip era Xavi Martínez, que aquel mes también fue noticia por lo de la elección de Manel Navarro para Eurovisión. Otra persona que estaba ahí, en el jurado, era Cárdenas, que aunque se salvó de aquella polémica, tuvo que hacer un añadido en su programa al día siguiente que quedó de lo más «corta, pega y colorea». De todas maneras, hablamos de eso de la calidad de sonido... Algo que no sé si está sobrevalorado viendo lo que hace la gente. Y hablando de cosas sobrevaloradas... ¿Hablamos de los seguidores en Twitter? 

sábado, 17 de febrero de 2018

sonido de pecera

El radiochip de hoy es un típico error que sucede en la radio de vez en cuando. Sí, claro, de esos errores que no deberían suceder, por supuesto, pero ocurren.

Fue en el boletín de las 16 h. de Onda Cero del día de la radio. Mucho homenaje a la radio, mucho homenaje a los profesionales... pero el mundo del gazapo radiofónico, como Shiva, se abrió paso. No podía faltar a la cita. 

Es un gazapo más, sin importancia, pero lo que le hace aparecer en el blog es que nos permite escuchar el «sonido de la pecera». Pasaban a las noticias de los deportes de Óscar Conde y... no sonaba nada. Escuchad lo que sonó en este radiochip peceril (gracias a Carlos J. Glez., que además de mandarme el recorte, amplió el sonido peceril): 



«¿Se ha bajado?», «síguelo, Sergio», «no suena la mesa, no sé qué pasa»... Ese momento de tensión del otro lado de la pecera es lo que normalmente no se oye en el mundo del gazapo. Sin embargo, la gracia de este momento, es que se escucha qué ocurría al otro lado. 

Obviamente, estos momentos se terminan resolviendo con publicidad, que como siempre digo, es Onda Cero y que no falte publicidad... Kilos de publicidad. Toneladas de publicidad. ¡Venga ese Ramiro!

viernes, 16 de febrero de 2018

el «tuiterismo» de 2018

El año pasado dediqué una entrada a ir contando los seguidores que tenía cada radio en Twitter. Estaba claro que un año más tarde iba a mirar si había habido algún cambio. 

En aquella entrada vimos, en resumen, que: 

- Lo normal es que una radio tenga aproximadamente un cuarto de su audiencia como seguidores de Twitter. La excepción era la COPE, que era aproximadamente un 10%.
- Que las radios musicales jovenzanas suelen a seguir en Twitter aquello que escuchan, con lo que ese porcentaje se acercaría al 50%. Si es una emisora no jovenzana, justo lo contrario. 
- Que hay algunas radios que le echan un morro que se mueren, y que lo de la compra de seguidores es alarmante. Había una en particular que se quería parecer a las grandes y que sus datos eran escandalosos. No colaba. Seguro que si preguntamos, jamás reconocerían que han comprado nada, pero... a ver... 

Vamos a ver los datos del año pasado (datos de 2016), y en la parte derecha, los de 2018 y el porcentaje referido a la audiencia en su último EGM:


Todas las radios han ganado seguidores. Poca gente se pone a hacer «un follow» a una radio así porque sí. La gente se apunta, pero no se desapunta. Quizá contar seguidores en Twitter servía para mirar la tendencia aproximada de crecimiento antes más que ahora. A día de hoy, el cambio en los porcentajes viene relacionada más con el cambio en el EGM (las típicas fluctuaciones o las ganancias o pérdidas en el último año o 2) que con una ganancia real de seguidores. Ya no hay grandes ganancias de tuiteros. Ya no tiene sentido insistir tanto en que la gente se haga de las cuentas de Twitter de las cadenas. En ocasiones, son los programas concretos los que tienen mayor repercusión que algunas de las cadenas. 

En realidad no hay tanto cambio con respecto a 2017 que nos sorprenda. Sí, las catalanas por motivos obvios han subido, también Máxima FM, cuya audiencia se ha ido a chorros... Un coñazo. No hay nada importante que se pueda comentar. Bueno... Si nos fijamos, Radio 4G, con ese porrón de seguidores acérrimos que tiene (guiño, guiño), ha pasado de 128.036 a 128.295 seguidores. Miradme a la cara. Os lo acabo de decir todo. [Ojo: ahora mismo son 127.949. Alguien se ha tomado la molestia de darle al botón de dejar de seguir.]

El radiochip de hoy es una sección que tenía Juan del Val en el despertador de Melodía FM. Se llamaba «el amargao de Twitter». Comentaban cosas sucedidas en Twitter... Resquemores comentados vía radio. Y oye... era original. Esto, a más velocidad, hubiera chutado mejor, que es a la velocidad que leemos todo en Twitter.



En realidad, Twitter es una manera genial para las radios para publicitarse gratis, ganar oyentes interneteros, intentar que se viralicen algunas piezas... Pero en la vida real, la gente está mucho menos mirando Twitter de lo que pensamos. Somos máquinas de pasar de los mensajes sobre cosas que consideramos que no nos importan antes de leerlas. 

jueves, 15 de febrero de 2018

el pacto de RAC1

El lunes por la tarde Basté invitó a su programa a Pepa Bueno, Carlos Herrera, Carlos Alsina y Mònica Terribas. Efectivamente, no estuvo Alfredo Menéndez, pero su ausencia es como una tradición ya. Es como Homer para el Sr. Burns

Estuvo bonito. No es que tuviera mucha chicha la cosa, ya que quizá no era una reunión para polemizar ni tratar ningún tema de actualidad, pero estuvo curioso. Quizá hubiera molado que hubieran hablado un poco más de la radio más allá de los recuerdos. Me hubiera gustado que hubieran hablado de qué programas de radio les gusta que no sea de sus cadenas. O de si escuchan la radio. O de si creen que los oyentes buscan opinión y no información, o de si las tertulias son así o asá. Quizá hacer un debate estando todos en la distancia era un poco difícil... 

Estuvo curioso, sí. Mirad que fue una cosa bastante ligera, pero la verdad es que mirando las redes flipé un poco. Como este rato de radio se dio en RAC1 (cuya audiencia es mayoritariamente votante independentista), hubo dos grupos tuiteros (y por tanto, casi por definición, beligerantes en sus causas) que destacaban que Herrera estuvo todo el rato hablando en catalán (en plan: «cómo una persona que sabe catalán nos odia tanto y dice esas barbaridades», que el día que descubran que Jiménez Losantos también, les dará un parraque), y los que destacaban la simple presencia de Herrera en RAC1 en plan «no puedo entender que den voz a este facha en esta emisora, que claramente es traidora a la causa». Por fortuna, todos sabemos que la vida en Twitter difiere bastante de la vida real. En general, creo que a todos nos hizo gracia la situación. 

Pudimos observar que a Alsina durante muchos años le perseguirá lo de «¿y la europea?», y que el tema de consenso entre los de las mañanas de radio es el de los biorritmos vitales. Estuvo curioso, eso sí, cuando hablaron de sus recuerdos radiofónicos de infancia. Y todo esto lo podréis escuchar en este radiochip racuniano: 



Pues eso, un rato de radio con los de la radio. Una foto radiofónica que quedará como un documento para la posteridad. Eso sí... Esta entrada se llama "el pacto de RAC1". ¿En qué consiste? En jugar a decirle a los jefes que empiecen más tarde. Bromeaban diciendo que bastaría acordarlo para que luego alguien se saltase el pacto. Pero... ¿Qué impacto tendría esto en cuanto a la audiencia acumulada? Pues resulta que esa hora, la primera, es la menos escuchada de todos los programas matinales... ¡Porque no nos levantamos todos tan prontísimo! La gráfica que veis abajo empieza a las 6 h. de la mañana y termina a las 6 h. del día siguiente. Cada rayita (o punto) es la hora siguiente. 


Vale, la primera hora de los programas matinales es tan importante como la de cualquier programa de tarde... Pero desde luego, el grueso de oyentes de la radio matinal empieza a escuchar la radio más tarde. ¡Y eso que en los últimos años la gente se despierta antes en España! Bueno... en realidad ya hablé de este tema hace años, cuando hablé de la posible «I+D matutina» que se podría hacer en la radio... Antiguamente los importantes de la radio empezaban después de los teloneros, y ahora los importantes son los que se despiertan antes que el panadero. Por no hablar de la famosa primera hora enlatada y editada de los despertadores de las musicales... Que eso es otro tema. 

A ver si el año que viene hacen algo parecido y además de hablar de la radio del pasado hablan de la radio de hoy en día. A ver qué opinan de lo que se hace ahora. De todas maneras, fue un rato de radio bien entretenido que tenía que pasar por el blog sí o sí. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

a través de los Ondas (39): 1993

Parece la bandera de Azerbayán pero dada la vuelta. Pero no, son los Ondas de 1993. Continuando la tónica de esos años, una lista minimalista. E igual que en 1992... Ningún premio para la SER y ninguno para Antena 3 Radio, que era ya de ellos. Pero sí un premio para Cadena Dial. Igual que con Los 40 Principales, a cadana nueva de la casa... Premio que te va. 

Porque Cadena Dial tenía casi 2 años de vida solamente, pero igual era una manera de potenciar la marca. Siempre fue música en español, siempre con el favor de público femenino... «Romántica y Latina» se dijo muchos años. Han pasado casi 25 de este Ondas y sigue siendo... femenina, latina, romántica... y cuqui. El radiochip de hoy es de 2016, y es muy «de enamorados». Radiochip enamorado:


Otro premio fue para el programa «La Ley de la Calle», que es el programa que hizo en RNE Pérez-Reverte y que ya pasó por el blog. Y otro Ondas —el tercero— para Encarna Sánchez. Su último Ondas, porque poco tiempo más tarde murió.

En 1994, ya os adelanto, también premiaron a algún programa de tarde, y de paso volvió la SER a recibir un Ondas... Pasó a ser la nº1 en audiencia al final del año y ya se volvió a «autopremiar». 

martes, 13 de febrero de 2018

¿Qué pasa con «OT»?

Hoy es la gala «de regalo» de «OT», que en realidad sería «OT 9». Ha sido un éxito, sin duda. ¡Quién le iba a decir a los de La 1 que iba a hacer más de un 30% de audiencia sin recurrir a finales deportivas y cosas así! 

Un programa es un éxito total si termina haciendo que su competencia (pongamos por ejemplo Telecinco) hable de sus concursantes. También es un éxito cuando la radio pone las canciones del programa en su fórmula. Por ejemplo, Cadena 100, MegaStar, Los 40, RAC1, Cadena Dial... En los tiempos antiguos, la radio era una especie de complemento plataforma alternativa satélite de este programa. En Cadena 100 de hecho tuvieron su propio programa. También es un éxito cuando hablan de la final del programa hasta en la tertulia de Alsina, o cuando los críticos de tele en la radio hablan básicamente de este programa cada martes. En tiempos, me acuerdo de que Joaquín Guzmán, de «La Gramola» de M80, criticaba un poquitín al programa... Y terminó narrando la participación de Soraya Arnelas (la de «OT 4») en Eurovisión años más tarde. 

Suele suceder que la radio comercial se vuelca con este tipo de programas (porque son una fábrica de dinero para los promotores y una fábrica de oyentes para las radios que hablan del programa) y que la radio más alternativa tiene más reticencias. Y lo mismo podemos decir de los artistas. Hay incluso cantantes salidos de programas de cantar que luego sin ningún complejo critican este tipo de programas. Ver para creer. 

El otro día, desde la propia Radio 3 (o sea, desde la radio de RTVE), Santi Alcanda se puso a criticar al programa. Inquietante cuando habló de la decepción que estaba teniendo con TVE con el programa. Que si era una falta de respeto... «Aparte lo que debe de haber detrás, que algún día se sabrá. [...] No voy a comentar más, para no perder el empleo.» De este radiochip me informó C., que estaba escuchando en directo, y lo puedes escuchar pinchando en el radiochip otero: 


Cuando aparece un monstruo como «OT» siempre aparecen detractores. Es matemático. Pero me parece que le damos demasiada trascendencia a esto. Y además demuestra que tenemos poca memoria. Programas de talentos musicales ha habido en la tele de toda la vida. ¡Toda la vida! Que si «El Salero», «Gente Joven»... ¡«Pasaporte a Dublín»! Que no era "talent" pero era un escaparate musical televisivo. Que a ver... que no es que sea yo de aquella época, pero la propia TVE ha repetido mil veces trozos (o sea, cachitos) de esos programas. Bueno... y el programa aquel de Bertín, y «La Voz»... Lo divertido es que sólo se critica a este tipo de programas cuando tienen mucho éxito. Dentro de ti hay una estrella. Si lo deseas, brillará. 

Pero... No olvidemos... Que resulta que aunque ahora la tele sea la que emite concursos musicales con los que dieciochoañeros saltan a la fama jovencísimos, la radio tuvo lo suyo. Antes estos programas iban por la radio. En concursos musicales de la radio nacieron Los Pecos, Raphael (que curiosamente estuvo en la final de «OT 9» de visita, y encima su hijo era jurado del programa), Ana Belén (o sea, Mª Pili Cuesta), un tal Mike Ríos que se presentó a un programa llamado «Cenicienta 60», de Radio Granada, y una tal Rocío Dúrcal. Nada... Cantantes sin importancia de este país. Todos fueron a la radio o a la tele para tener su pase a la fama. Meterse con «Operación Triunfo» es como gritar a los cuatro vientos que no se tiene memoria. La radio estuvo plagada de concursos musicales. ¡Pero si no había emisora local que no se jactara de tener un gran programa de maquetas! 

Los concursos musicales son, como los culebrones o algún otro género, tipos de programas que estuvieron en la radio de prestado. De hecho, el festival de Benidorm no era más que un concurso musical de la radio (concretamente, de la REM). Y oye... Julio Iglesias es un cantante que pasa por ahí, fíjate.

Este tipo de formatos han terminado en la tele, y la radio se ha apartado un poco de todo esto. La tele es más efectiva para este tipo de contenidos. Pero todos los fenómenos sociales terminan pasando por la radio. Por eso la radio sigue siendo lo que es... Porque sigue hablando de lo que la gente habla. 

lunes, 12 de febrero de 2018

la cadena perpetua

Es un debate actual... otra vez. En realidad, ahora el debate versa sobre la «prisión permanente revisable». Es el eufemismo para la cadena perpetua opcional, según los casos. Hace 20 años, después de algunos casos de terrorismo, se puso de nuevo este tema a debate. 

Así que he traído un debate de 1997. Os va a sorprender. Primero, porque es un debate apasionado entre sólo dos personas. Segundo, porque esas dos personas están dando sus opiniones de manera clara, clarísima, y sin medias tintas y sin ser políticamente correctas y no hablando de manera jeroglífica. Tercero, porque se escucha gente de fondo que está viendo el programa. 

El programa es «La Ventana» de la SER, que presentaba Javier Sardá. Los que debatían cada semana eran el Padre Apeles y Eduard Delgado. No os esperéis nada excesivamente histriónico ni loco. Las dos posiciones que vais a escuchar en el radiochip son casi canónicas de lo que se esperaría de estas dos personas en 1997. 

Escuchad este radiochip de la cadena perpetua: 


Ehm... A día de hoy, en pleno 2018, esto no sería así. Dos únicas personas que en debate semanal charlan sin gritos, pero sin parar de hablar ni un segundo, en tensión total durante media hora, haciendo un toma y daca en donde el moderador abre temas, hace chiste, deja hablar y no es un mero espectador. Además, la gente de fondo hace que notemos las reacciones de la audiencia, sin necesidad de Twitter, ni nada. ¡La verdadera reacción de la gente en tiempo real! Algo tan antiguo y tan sencillo como llevar gente... Algo tan sencillo como tener público. 

¡Y qué final! Al final, agradece a Apeles, y a Delgado también. Al final, en ese ambiente, es cuando Sardá espetaba: «¡Que somos rojillos!» Y la risa general. Porque a ver... así era. La posición de Apeles en la SER estaba claro que era la difícil, pero aún así, nadie nos quitaba el placer de escuchar este debate tan veloz. No aburría ni un segundo. Esto era «La Ventana» hace 21 años.