domingo, 26 de febrero de 2017

corriendo una tupida cortina

Que resulta que el otro día estaba Expósito haciendo feliz y contento su programa vespertino y suecopil. Estaba el hombre todo entregado hablando de lo del delfín varado en Torrox. ¿Que no sabéis qué pasó?

A ver... Pues que resulta que un delfín de 4 años acabó en una playa de la costa malagueña, y un jardinero estuvo al lado del animalico durante mogollón de tiempo para intentar salvarle la vida. Muy bonita la historia.

Resulta que Expósito tenía por teléfono al jardinero malagueño (José Bermúdez), dijo que estaba en directo en «La Tarde de COPE», y le hizo algunas preguntas. El chaval, muy suelto, estuvo contestando a todo lo que le preguntaban. 

El momento simpático de la tarde viene cuando el chaval, despidiéndose de buen rollo, resulta que le suelta a Expósito que le encanta su programa... «La Ventana». ¡Olé! Para que luego digan que si el EGM esto o lo otro... Aun habiendo dicho en antena que estaban en la COPE, el jardinero se declara fan del programa de Francino, mientras Expósito, como si nada, corre una tupida cortina (velo no, cortina tendrá que ser) y a otra cosa. Momento ventanudo: 


El chaval estaba tan desorientado como el pobre delfín... Aunque si lo pensáis, escuchad el final del radiochip. Tanto Expósito como Francino tienen una cosa en común: que usan tacos sin venir a cuento para ir de enrollados. Además, podéis fijaros en que ambos, cuando hacen entrevistas fuera de su programa, siempre dicen al menos un taco, para que se les vea molones y del pueblo. Un joder, un coñazo, un hostia, un putada... Un algo de esto siempre cae de manera gratuita en plan postureo. Algo tenían que tener en común ambos, ¿no?

La cosa era hablar de la anécdota divertida de que un invitado hable de que es oyente y que se confunda de programa... Pero en realidad de lo que me apetecía hablar era del uso de los tacos de Francino y Expósito sin venir a cuento siempre que tienen ocasión y oportunidad. Son un no parar de «colegueo» con el oyente que lejos de parecerme cercanos, me parecen personajes completamente ficticios. Cómo ir de supernaturales y al final parecer de plástico no precisamente fino.

Es como cuando estabas de chaval en casa de algún amigo y su padre aparecía por la puerta diciendo: «Eh, coleguis, venid a ver esto, que es la hostia de dabuti» y te recorre un escalofrío por el cuerpo incomodísimo y terminas pensando: «Por favor, seguridad, saquen a este señor de la habitación». 

6 comentarios:

  1. Sacarían mejores datos en las tardes de COPE si repitieran el Buenos días, Javi y Mar.

    ResponderEliminar
  2. https://pbs.twimg.com/media/Cb8dHR_WAAAdguq.jpg

    ResponderEliminar
  3. Expósito me da tanto asco/mal rollo que no puedo dejar de escucharlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, con Gemio y Cárdenas es insoportable. No dan pena, dan asco. Expósito está justo en el límite del ascopena.

      Eliminar
  4. Puf, a mí La Tarde de Cope se me hace muy cuesta arriba... efectivamente el buenrrollismo de pega de Expósito tira pa'trás, pero cuando se junta con Jon Uriarte es Cuñaoland. Y mira que Expósito en sí mismo no es un tío que se me atragante como tal :S

    ResponderEliminar
  5. Esto de los tacos lo hace mucho Toni Cantó, cuando actúa, para darse como más empaque y disimular su carencia absoluta de talento para la interpretación.

    Por eso como político me parece el único digno de confianza: es incapaz de fingir.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...