lunes, 28 de abril de 2014

¡que se ponga!

Una vez en el blog ya hablé de Pedro Ruiz, porque tiene pasado radiofónico. Además de poner una foto en la que Abellán parecía Risto y Pedro Ruiz un medio mendigo, además de las anécdotas que contaba en su radiochip correspondiente, nombré que hizo un programa en 1981 que se llamaba "¡Que se Ponga!" Se emitía los sábados (¿tardes o noches?) y que consistía en llamar a un famoso por teléfono y conversar con él sin que supiera que lo iban a llamar. 

En aquellos tiempos, cuando llamaban por teléfono, jamás se sabía quién era el que llamaba, con lo que no debía de ser raro pillar al famoso de turno y que se pusiera. Ahora, que eso de que el famoso en cuestión no estuviera avisado... Bueno, tratándose de Pedro Ruiz, casi casi que me lo creo. Porque tiene cosas de loco... El 95% de las cosas que hace y dice me sacan de quicio, aunque ese 5% de veces que digo "ah, pues mira, tiene gracia el tío", o "es imaginativo", no se lo puedo negar... 

La cuestión es que el radiochip de hoy, que se lo tenemos que agradecer a un amigo del blog (Cesc), se trata de un momento de ese programa... Y no, no es de ninguna llamada a ningún famoso. ¡Qué pena! Si alguien tuviera grabación de aquello, que lo mande, porque va directo al blog. Aquello tenía que ser tremendo, y el programa, sobre todo escuchado a día de hoy, sería de lo más curioso. La cuestión es que Cesc me contaba que no era de 1981 este radiochip... me decía que era de 1978. Así que o este radiochip no pertenece a este programa, o el año está equivocado. De todas maneras, como decía que era de este programa, al ser más fácil equivocarse en una fecha que en el nombre del programa... Aquí va el radiochip reglil:


Escuchado más de 30 años más tarde... Primero, que se nota que Pedro Ruiz no ha cambiado, que digamos. Es muy Pedro Ruiz esta pieza que oímos. Por otro lado, yo creo que encontraba cierta gracia en hablar de un tema que, tras haberlo escuchado, convendréis conmigo en que gracia tiene poca o ninguna, pero que sin embargo, en 1981, sería casi un tabú. Así que Pedro Ruiz, en su línea, tocaba el tema intocable. Es casi desconcertante... porque en aquel entonces estoy seguro que sería supertransgresor, y a día de hoy queda cursiñoño.

Suelo decir que un día la historia se estudiará mucho más fácilmente si pillamos sus piezas de humor y las analizamos. Es lo mejor para saber qué ocurría, de qué se podía hablar, de qué no, de lo que era tabú... Y todo eso pasa por la radio. 

7 comentarios:

  1. Se emitía por las noches, ya muy tarde (o eso me parecía entonces). Recuerdo que en un programa pretendió, sin éxito, «que se pusiera» Fidel Castro. Pero normalmente no le mandaban a freír espárragos pese a lo intempestivo de la hora, lo que hace pensar, como dices en la entrada, en la posibilidad del acuerdo previo, aunque Ruiz siempre aseguraba que no había nada de eso.

    ResponderEliminar
  2. Parece un imitador de Encarna. Ni puta gracia. Ni transgresor, ni no transgresor. Sigue teniendo la misma nula gracia.

    Me voy a dormir fastidiao. xd

    ResponderEliminar
  3. "El 95% de las cosas que hace y dice me sacan de quicio, aunque ese 5% de veces que digo "ah, pues mira, tiene gracia el tío", o "es imaginativo", no se lo puedo negar..."

    Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me niego a aceptar ese 5%. No cedáis, que se crece. xd

      Eliminar
  4. Me creo que el famoso no estaba avisado de la llamada. Más que nada porque yo mismo hice la prueba de llamar a algunos famosos para hacerles una entrevista por teléfono y en muchos casos cogían el teléfono directamente incluso.

    El programa iba a medianoche y efectivamente Pedro Ruiz llegó a llamar a Fidel Castro, que naturalmente no se puso, aunque sí habló con el personal de su residencia oficial.

    En ocasiones aprovechaba la presencia del famoso en algún acto para hacer la llamada. Recuerdo llamada a Gustavo Pérez Puig en una entrega de premios de teatro. O José María García, justo cuando estaba suspendido en la SER por llamar "payaso" a Pío Cabanillas, pero que seguía haciendo 'El partido de la jornada' en Carrusel y le pilló cenando en Peñaranda de Bracamonte (mi memoria es tan caprichosa como absurda, ciertamente).

    El programa tenía dos fases, primero las llamadas sin previo aviso e intespestivas, y luego un cuarto de hora final con el show de Pedro Ruiz. Le escuché entonces cosas que luego volvió a repetir en la televisión y otros escenarios, como el requiem a una pistola u otras.

    A pesar de que en este radiochip la voz de Pedro Ruiz suene a grabación vieja, lo cierto es que su verborrea pegaba entonces muy bien en la radio y se desenvolvía con una soltura envidiable. Eso sí, recuerdo que el programa duró muy poco. Según dijo él mismo en antena, su acuerdo con la SER era de un número limitado de programas y eso fue lo que cumplió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si sonar suena a radio de entonces totalmente. Encarna total. Pero con mucha menos gracia. xd

      Eliminar
  5. Buff! Tan malo como lo recordaba. Maldita la gracia. Una de la pocas cosas que no aguanto de Julia Otero es la periódica entrevista-enjabona miento-masaje que le hace a Pedro Ruiz

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...