domingo, 13 de abril de 2014

pasando de De la Morena

Nunca pensé que yo tendría "amortizado" en mi mente a José Ramón de la Morena.

El otro día hablaba con una amiga de si ella escuchaba a De la Morena en tiempos. Yo decía: "fíjate, una tía, con lo poco de deportes nocturnos que son". Eso sí, en tiempos. De hecho, me acuerdo también de otra chavala de clase, el primer año de carrera, cuando le dije que oía "El Larguero", que respondió algo así en plan "otro que escucha ese programa, qué pasa, que no hay otra cosa, ¿o qué?"

Cuando era un crío yo era muy de De la Morena y muy anti-García. Supongo que las dos cosas venían en el mismo paquete. Y esa sensación de que la juventud escuchaba "El Larguero" ya fue un tema del blog. Como un clavo, de crío, a mitad de los 90, a medianoche cambiaba siempre, siempre, siempre, para poder escuchar el programa. Un estilo de radio completamente desenfadado... Es lo que se suele decir para no escribir "cachondo". Recuerdo incluso que hacían el programa con público, ¿no? Y se escuchaban las risas del personal. Pues como en "Gomaespuma", oye. Y ese clima que se creaba de futbolerío, risas... No sé... No me lo perdía una noche ni media. 

De la Morena no sólo supo crear ese nuevo estilo a medianoche que pudo comerse a García, y que era totalmente distinto... Es que además el tío hacía (y hace) unas entrevistas que te mueres de buenas, y cuando cuenta algo en antena, tenía algo que te dejaba escuchando atentamente. Es que además escribe tremendamente bien. En mi mente, durante aproximadamente una década, era difícil que yo me imaginara a mí mismo escuchando otra cosa. Yo era de De la Morena, y ya estaba. 

Quién me iba a decir que llegaríamos al punto en que estoy ahora... El otro día me di cuenta de que llevaba mogollón de tiempo sin sintonizar a De la Morena a medianoche. Pero mogollón. Y pensé: "ostras, ya está aparcado de mi radio". 

Ya sabemos que una de las críticas que se le ha hecho a De la Morena desde que se fue García (y antes también) es que se estaba precisamente "embutanando". Decían que si De la Morena olía más a butano, y yo en realidad sólo veía que eso era así en parte. En el fondo García fue García... 

Creo que no dejé de escucharle por una cuestión de guerras. En unas se metió él, y en otras le metieron sin comerlo ni beberlo. Me daba un poco igual, y en el fondo todos disfrutamos un poco del placer inconfesable de tipo Sálvame que consiste en ver cómo se tiran los trastos. En el fondo lo que me hizo "despegarme" un poco fue la sensación de que De la Morena iba un poco aparte. Me empezó a dar la sensación de que el Carrusel era el buen rollo, y De la Morena era un postizo aparte que aparecía por ahí, que no seguía el rollete que tanto me gustaba. Con el tiempo, y visto lo visto, comprobé cómo, una vez más, en la radio se transmiten sensaciones de manera silenciosa... ¡Tenía razón! Bueno, yo, y todos los que comentábamos que "iban aparte". Y uno se despega.

Cuando se fueron los del Carrusel, De la Morena pasó a ser como un extraño. No fui el único al que De la Morena le empezó a dar un poco de tirria. Y con esto no estoy diciendo que la gente nos fuéramos a escuchar la COPE... Digo que hay gente que pasaba ya de escuchar los deportes nocturnos. Quizá porque ya se ponía la tele, quizá porque se aburría ya... Vete tú a saber. La cuestión es que si miramos los datos de audiencia, (cosa que hice un día), tampoco es que sea yo un raro o tenga una percepción demasiado equivocada. 

El otro día, como decía, me di cuenta de que ya no le tenía ni tirria ni no tirria... Simplemente que ya estaba amortizado en mi mente. Ahora tengo una extraña sensación cuando alguien lo tiene puesto en el coche de al lado. Me da la sensación de que De la Morena ya no me habla a mí, sino que le habla a otro. O a otros. Pero a una gente con la que, no sé por qué, yo no me identifico. Incluso me quedo pensando: "¿pero qué le ven para escucharle?" Y me sorprendo a mí mismo recordándome de crío, corriendo a poner la radio cuando daban las horarias, para no perderme nada. ¡Pero cómo puede ser esto posible! No era un programa de niños, y le oía. Ahora que soy más mayor, me parece que es un programa de viejos. ¿Pero cómo puede ser?

Podría hacer un ejercicio de búsqueda de qué temas tocaban antes y no ahora, o cómo era el programa antes y ahora, o de cómo era De la Morena antes y ahora... Pero claro, igual tenía que venir acompañado de uno de introspección propia... El hecho es que ahora "El Larguero" es un programa que me es extraño. 

En "La Ventana de Verano", Marta González-Novo le hizo una entrevista a De la Morena en sus sección de "históricos de la radio y de la tele". Entraba por teléfono de la Morena. Y he buscado esta entrevista porque me la quedé escuchando y creo que fue cuando tuve la sensación de que ese De la Morena era otro. Radiochip novomorena:



Igual es simplemente una sensación... una visión distorsionada de la realidad, o la constatación de que yo había cambiado, o que la imagen de ése que yo escuchaba siempre había cambiado. No lo sé.

Es cierto que ahora el fútbol me gusta menos, y que mi afición ya no es tanto sentimiento, y que le falta bastante alimento. Lo que son las cosas, ¿eh?

10 comentarios:

  1. A mí me ha pasado un poco como a ti. Durante los últimos años de colegio, los del instituto y los primeros de universidad era muy de "El larguero". Después lo fui dejando de escuchar, aunque las escasas veces que escucho deporte en la media noche, pongo "El larguero" porque simplemente me parece que no tiene competencia en la medianoche. A José María García le tardó años en salirle una competencia real y a José Ramón de la Morena todavía no le ha salido. (La televisión le ha quitado audiencia, pero la competencia que cuenta, la de la radio, está bastante lejos). Es decir, no pongo en duda de que esté amortizado a nivel de algunos oyentes, pero no a nivel de la SER, donde es líder con tranquilidad, pese a haber perdido un tercio de audiencia,

    ResponderEliminar
  2. Desde el PacoGate, me pasé con el resto del equipo y la verdad que a De la Morena ya no lo necesitaba, porque los mejores se habían marchado y eso se demostró con el Sanedrín del Barcelona

    ResponderEliminar
  3. No puedo con De la Morena. No escucho su programa, pero es que me causa rechazo icluso sus segundos en Hy por hoy: su intensidad, la necesidad permanente que parece tener de usar palabras que él cree que le dan un aura de culto y en realidad es de pedante... no le aguanto.

    ResponderEliminar
  4. Cuando llegué allá por el 2003 a España fue el tipo que me acompañó todas las noches, como buen futbolero era el momento que esperaba de mi jornada de inmigrante. Ya con los años me fue aburriendo y como también mostraba su hilacha anti catalana -por no decir antibarça- lo fui dejando. Punto aparte la de noches que me dormí recaliente por las cosas que mas de una vez decía; yo me preguntaba: éste tio sabe de futbol o vive en una realidad paralela? De igual manera lo recuerdo porque también fue parte de años de mi vida, ahora desde mi paisito.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo tengo que decir que me gusta De la Morena igual que el primer día. Me explico. Seguramente sea porque nunca fui forofo del fútbol y porque empecé más tarde a oír los deportes por la noche, que siempre he sido bastante dormilón y antes solo oía de deportes a Gozalo. Yo oía El Tirachinas, pero no por eso me disgustaba "Peperra", solo que era otro rollo. Además la gente del instituto comentaba por la mañana lo que se decía en El Larguero así que algunas veces cambiaba a la SER, aunque lo mollar me lo daban en El Radiador. Cuando echaron a Abellán (al que ya oía pocas veces; solo me seguía gustando cuando hacía el programa Juanma Rodríguez, que es un radiofonista genial cuando le dejan, dicho sea de paso) seguí con Alcalá. Y a fe que me gustaba más él con sus cosas que lo que hace Joseba ahora, sin contenido ni forma. Después he descubierto a Héctor Fernández, que periodísticamente me parece que hace un programa bastante interesante. Ahora bien, hoy por hoy, como locutor y entrevistador De la Morena no tiene rival. Y luego, que si Brunete, que si Bustillo, que si alguna chorrada de Manolete... pues es un ambiente que a mí me agrada.

    ResponderEliminar
  6. No entendí la parte en que escribe el administrador,, un programa diferente,,José María García siempre decía que hacia dos programas el suyo y el de la competencia , por que eran idénticos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un postureo tremendo por parte de garcía. Claro, ambos hablaban de deporte, ambos de la actualidad del día, y con los mismos personajes. Y luego le añadía postureo. Pero obviamente, no.

      Eliminar
  7. Me acuerdo cuando iba a primaria era muy del Carrusel y de El Larguero. Cada mañana nos echabamos unas risas sobre lo que decia Joserra, o el anuncio de Pepe, etc.
    Cuando sucedio el Pacogate, me pase a los deportes de la COPE, ELPDL12 que hacia Alcala entre semana y Joseba los fines de semana me gustaba mucho.
    Desde que salio Alcala de la noche, ELPDL12 es infumable. Joseba no transmite nada, es buen comunicador, pero no para liderar un programa de la media noche.
    ELPDL12 ha ido perdiendo fuerza, esos debates que propone Lama, al que no aguanto su antimourinhismo y procasillismo, ha provocado que me vuelva a la SER. Vuelvo a escuchar a Joserra, que por cierto, tras varios años josemarigarciado, ha vuelto a ser el mismo que enganchó a los oyentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tiene coña que de repente haya tanto alcalista. Con las cosas que se han dicho de él por aquí.. ahora todo el mundo le echa de menos. Si es que nos va más el morbo que nada.

      Yo, la verdad, no le echo de menos, pero tampoco escucho a Joseba. Aunque para mi el problema de EP12 es esa tertulia gigantesca y coñazo, no Joseba, que ganaría mucho si hiciera un programa con contenidos. También con Alcalá el problema era ese, no el propio Alcalá. Por eso casi es mejor el programa de Corrochano, que se libra de todas esas m******.

      Eliminar
  8. Si no recuerdo mal, ese Alcalá era el que hacía el Larguero cuando De la Morena no estaba. Pues bien, casi siempre cambiaba el dial para escuchar otros programas deportivos nocturnos. Me resultaba patético y vomitivo. Sin gracia, sin ritmo, sin interés...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...